Nombre oficial
República de Trinidad y Tobago
Gentilicio
Trinitense
Capital:
Puerto España
Idioma Oficial
Inglés
Población
1.300.000 (est. 2012)
Presidente
Presidente: Anthony Carmona Primer Ministro: Kamla Persad-Bissessar
Prefijo Internacional
+1868
Zona horaria
UTC-4
Moneda
Dólar trinitense
Otros grandes Centros Urbanos
Chaguana, San Fernando, Arima, Marabella
Superficie
5.128 km2.
Geografía y clima
Trinidad y Tobago es un archipiélago con dos islas principales. La mayor, Trinidad, está atravesada por tres cordones montañosos. La cordillera septentrional, paralela a la costa norte y con las mayores alturas; la central, que corre oblicua y está separada de la cordillera al norte por una llanura; y la meridional, con colinas aisladas que alcanzan los 300 metros de altura. La isla de Tobago es de menor tamaño y está atravesada casi integramente por la Cordillera Principal. El clima es tropical con estación seca y las temperaturas son estables todo el año, oscilando entre los 25 °C y los 35 °C.
Economía
La economía de Trinidad y Tobago está principalmente basada en la producción de gas natural, petróleo y las industrias relacionadas. La agricultura representa menos del 1% del PBI, pero emplea al 4% de la población. El país es una de las economías más prósperas del Caribe, con indicadores similares a los de varios países europeos.
Qué ropa usar
Ropa liviana de algodón durante todo el año, con mangas largas para protegerse de los insectos. Abrigo mínimo y protección para las lluvias que pueden llegar a ser muy abundantes entre los meses de junio y diciembre.
Tips
Día de la Emancipación: 1° de agosto. Día de la Independencia: 31 de agosto.
Sitios imprescindibles
Port of Spain, Lago de La Brea, San Fernando, Scarborough


 
 
HISTORIA
República de Trinidad y Tobago:
República de Trinidad y Tobago - HISTORIA

Trinidad y Tobago pertenece como isla a las Antillas y como formación geológica al continente de América del Sur. Su identidad, en cambio, se nutre de los cuatro puntos cardinales del planeta, todos ellos presentes en los trinitenses: India, y su comida; África, con sus bailes y músicas; Europa, y su cultura; y América, con sus tradiciones ancestrales, han contribuido a hacer de Trinidad y Tobago un lugar único en el mundo.

TRINIDAD

Antes de la llegada de Cristóbal Colón a las costas de América, la isla de Trinidad estaba habitada desde hacía al menos unos siete milenios por etnias arcaicas que todavía no practicaban la agricultura y que habían llegado provenientes del norte de América del Sur. Hacia el siglo tercero antes de la era cristiana, comenzaron a llegar desde la desembocadura del río Orinoco en Venezuela, los Saladoides, que fabricaban piezas de cerámica y que luego se expandieron por el resto del Caribe. Hacia el siglo XVI la cultura mayoide, conformada por los pueblos Arawak y Caribe, ya estaba asentada en la isla. Los arawaks eran un pueblo pacífico dedicado a la agricultura, principalmente mandioca, maíz, maníes, porotos y pimientos; la caza, que incluía patos, gansos iguanas y pequeños roedores; y la pesca, que se realizaba a mano o con arpones, redes y anzuelos en los ríos y la costa del mar. Tenían una organización política que funcionaba como una especie de teocracia, con un panteón de dioses llamados zemis, y caciques, a la cabeza de los poblados. Los caribes poseían una organización más simple y un temperamento guerrero. Sus asentamientos eran de menor tamaño y generalmente estaban compuestos por los miembros de un clan. Los caribes eran temidos por los demás pueblos y utilizaban arcos con flechas envenenadas y jabalinas como armas, además de practicar el canibalismo ritual con las víctimas de guerra. La captura de mujeres arawak por parte de los caribes tuvo como resultado que las características culturales de los dos pueblos comenzaran a mezclarse con el tiempo. En julio de 1498, Cristóbal Colón llegó a la isla por primera vez y durante las primeras dos décadas del siglo siguiente hubo poca presencia de los españoles en Trinidad; mayormente buscadores de esclavos para llevar a trabajar en las vecinas islas de Cubagua, Coche y Margarita, donde abundaban las perlas. Dos monjes llamados Francisco Córdova y Juan Garces se establecieron en la isla a principios de la década de 1510, tratando en vano de defender a los nativos de los españoles, y finalmente fueron muertos por los locales. Después de otro intento infructuoso por establecerse, a cargo de Juan Bono en 1516, llegó a Trinidad el español Antonio Sedeño, en 1530, y luego de ser vencido por los nativos en la batalla de Cumucurapo, en 1532, abandonó la isla. Recién en 1592 Antonio de Berrío pudo fundar un pueblo llamado San José de Oruña y a partir de ese momento comenzaron a levantarse misiones en toda la isla. Hacia fines del siglo XVII, los religiosos de la orden de los Capuchinos Catalanes emprendieron la evangelización de Trinidad, que enfrentó una importante resistencia por parte de la población indígena. En 1699, bajo el gobierno de José de León y Echales, los nativos se rebelaron contra los monjes y el evento terminó con una masacre en la que fueron muertos cientos de ellos junto con varios religiosos y que luego fue conocida como la Masacre de Arena. Trinidad quedó como parte del Virreinato de Nueva España y, a finales del siglo XVIII, una Cédula de Población del rey español Carlos III permitió la llegada de extranjeros que juraran lealtad al rey de España con el fin de asentarse en la isla. Llegaron entonces a Trinidad escoceses, irlandeses, alemanes, ingleses e italianos y desarrollaron el cultivo de la caña de azúcar y el cacao. En 1797, siendo Gobernador de Trinidad José María Chacón, el general británico Ralph Abercromby, al mando de una flota de guerra, capturó la isla de manos de los españoles y ésta paso definitivamente a dominio inglés.

TOBAGO

La isla de Tobago fue divisada por Colón en 1498, pero no hay prácticamente registros históricos de la llegada de europeos a la isla hasta 1580, cuando marineros ingleses visitaron la isla y la encontraron habitada solamente por indígenas, reclamando para Inglaterra la soberanía. A principios del siglo XVII fueron los holandeses los que se establecieron en Tobago, pero los habitantes locales y las enfermedades los forzaron a abandonar la isla, para volver recién en 1632. En 1637 llegó a Tobago, luego de los holandeses, un contingente proveniente de Curlandia, un ducado europeo en la región de la actual Letonia. Hacia 1654, los curlandeses habían creado una colonia llamada Nueva Curlandia y emprendieron el cultivo de la caña de azúcar, tabaco, café y algodón, al mismo tiempo que fundaron un fuerte en el sur de la isla llamado Jekabforts. Después de sufrir el ataque de piratas y de holandeses, los curlandeses abandonaron definitivamente la isla en 1690. Tobago quedó alternativamente bajo el poder de españoles, franceses e ingleses y cambió de manos más de dos decenas de veces entre 1626 y 1814, cuando los ingleses, después de las guerras napoleónicas, pudieron hacerse con el control definitivo de la isla. A partir de la segunda mitad del siglo XVIII, Tobago comenzó a organizarse administrativamente. La primera sesión de la Asamblea Legislativa fue en abril de 1768 en la ciudad de Georgetown. Al año siguiente, el gobierno fue trasladado a Scarborough, la actual capital. Hacia finales del siglo XVIII, Tobago experimentaba un período de bonanza económica basado principalmente en el cultivo de la caña de azúcar y las exportaciones de ron, añil y algodón, pero medio siglo más tarde un severo huracán azotó la isla en, hacia 1847, destruyendo las plantaciones. Este hecho, sumado al cambio de las condiciones en el comercio de azúcar, hizo declinar la importancia económica que Tobago tenía para los ingleses y en 1889 la administración de la isla quedó a cargo del gobierno en Trinidad.

 

TRINIDAD Y TOBAGO: UNA SOLA ADMINISTRACIÓN INGLESA

A partir de la abolición de la esclavitud y de la pérdida de importancia del azúcar en las exportaciones, la necesidad de mano de obra llevó a la institución del sistema laboral de trabajadores no remunerados. Muchos de estos fueron inmigrantes de las Indias Orientales, especialmente de India, que luego de servir durante varios años para pagar los costos del pasaje se establecieron como productores. El cultivo principal a partir de la segunda mitad del siglo XIX fue el cacao, y a esto se agregó en ese mismo período la extracción de petróleo, que comenzó con el descubrimiento de un yacimiento en la región de La Brea, en la isla Trinidad, en 1857. La producción del hidrocarburo a partir de 1907 acompañó el desarrollo de una importante infraestructura de caminos, puentes y puertos, y para 1910 la isla producía cerca de 50 mil barriles diarios. Hasta el año 1925 Trinidad y Tobago fueron gobernadas como una colonia inglesa. Aunque existía un Consejo de Gobierno, este cuerpo tenía una función meramente consultiva. En 1925 se realizaron las primeras elecciones para conformar un Consejo Legislativo, con la representatividad basada principalmente en la posesión de propiedades o en el nivel de ingresos. El consejo tenía representantes de las siete regiones administrativas en las que había quedado dividida la colonia; seis de ellas correspondían a Trinidad y la séptima a la isla de Tobago. Recién en 1946 se realizarían en las islas elecciones generales con sufragio universal. Pocos años antes, a finales de la década de 1930, se habían producido en las colonias británicas en el Caribe una serie de protestas por las condiciones de trabajo. En Trinidad y Tobago fueron lideradas por el pastor bautista Tubal Uriah Butler, quien contribuyó a la creación de un importante movimiento sindical y de su propio partido, un desprendimiento del Partido Laborista de Trinidad conocido como Butler Party. En las elecciones generales de 1950, en las que el partido de Butler logró conformar el bloque más importante en el Consejo Legislativo, fue elegido como Jefe de Gobierno Albert Gomes, un descendiente de portugueses que ayudó a la conformación del Partido Democrático Laborista. En 1955, el historiador Eric Williams fundó el Movimiento Nacional Popular, partido que resultó ganador en las elecciones generales de 1956, permitiendo a Williams acceder a la jefatura de gobierno. Durante su primer mandato Williams llevó a Trinidad y Tobago a integrar la Federación de las Indias Occidentales, una unión política que agrupaba a varias colonias inglesas del Caribe y que existió entre 1958 y 1962.

 

LA INDEPENDENCIA

Tras la disolución de la federación, Trinidad y Tobago declaró su independencia del Reino Unido en agosto de ese año, permaneciendo como miembro de la Mancomunidad Británica de Naciones. Al pertenecer a la mancomunidad, la jefa del estado continuó siendo nominalmente la reina de Inglaterra. Recién el 1° de agosto de 1976 Trinidad y Tobago se declaró república independiente y el Gobernador General Ellis Clarke, que representaba a los ingleses, se convirtió en el primer presidente del país. El partido PNM de Williams se mantuvo en el poder hasta 1986, ganando en todas las elecciones nacionales realizadas hasta ese año, cuando fue derrotado por la Alianza Nacional para la Reconstrucción, o NAR, una coalición que reunía a varias etnias de las islas. En julio de 1990 se produjo un levantamiento contra el gobierno del NAR liderado por el grupo musulmán Jamaat al Muslimeen. Los rebeldes mantuvieron al Primer Ministro Arthur Robinson y a los miembros del Parlamento como rehenes durante cinco días. El intento de golpe fue sofocado por los militares y cerca de veinticuatro personas murieron, entre ellas varios legisladores. El NAR perdió las siguientes elecciones en diciembre de 1991, que fueron nuevamente ganadas por el PNM liderado por Patrick Manning, quien asumió el cargo de Primer Ministro. El partido UNC de Basdeo Panday quedó en segundo lugar y recién en las elecciones de 1995 llegó al gobierno con Panday, el primer jefe de gobierno de origen indo-trinitense de la historia. En el año 2002 el PNM volvió al poder y Manning asumió una vez más como Primer Ministro, manteniendo el cargo hasta 2010, cuando una nueva coalición llamada Alianza Popular, que incluía al partido UNC, llevó por primera vez a una mujer, Kamla Persad-Bissesar, al cargo de Primer Ministro.

 

En julio de 1498, Cristóbal Colón llegó a la isla de Trinidad por primera vez.”