Nombre oficial
República de Surinam
Gentilicio
Surinamés, surinamesa
Capital:
Paramaribo
Idioma Oficial
Neerlandés
Población
543.000 hab. (est. 2013)
Presidente
Dési Bouterse
Prefijo Internacional
+597
Zona horaria
UTC-3
Moneda
Dólar surinamés
Otros grandes Centros Urbanos
Lelydorp, Nieuw Nickerie, Moengo, Nieuw Amsterdam
Superficie
163.820 km2
Geografía y clima
Una angosta llanura costera que va ganando en altura hacia el interior del país, donde el terreno es ondulado con colinas que pertenecen al macizo guayanés y donde se encuentra la mayor altura del país, el pico Juliana de 1.200 metros. Hacia el sur la vegetación pasa de la sabana a la selva tropical. El clima es tropical y ecuatorial con temperaturas constantes durante el año, diurnas entre los 29° Celsius y los 34° Celsius, y nocturnas entre los 20° Celsius y los 25° Celsius. Las lluvias son abundantes y ocurren entre abril y agosto, y entre noviembre y febrero.
Economía
Surinam exporta Óxido de Aluminio y Bauxita, de la que es uno de los principales proveedores mundiales. La agricultura está basada en cultivos tropicales como arroz, plátanos, bananas, maníes y cocos, y emplea a casi un décimo de la población. La industria se basa en la minería y el procesamiento de comida.
Qué ropa usar
Ropa liviana de algodón con mangas largas para protegerse de las picaduras de insectos. Protección para la lluvia durante las estaciones lluviosas.
Tips
Día de la Independencia: 25 de noviembre
Sitios imprescindibles
Parque Natural Brownsberg, Reserva Natural Galibi, Jodensavanne, Bakaa Boto


 
 
HISTORIA
República de Surinam:
SURINAM
República de Surinam - HISTORIA

Las bellezas naturales, que incluyen algunas de las selvas vírgenes tropicales más bellas del planeta, y la riquísima diversidad de su cultura, una multicolor mezcla de tradiciones que vienen de lugares tan lejanos como la India, África y el este asiático, se dan cita en el país más pequeño del continente sudamericano. Las sorpresas que aguardan en cada uno de los lugares escondidos en medio de parajes naturales indescriptibles convirtieron a Surinam en uno de los tesoros ocultos de América.

LOS ANTIGUOS HABITANTES AMERINDIOS

La región de Guyana, en la costa norte de América del Sur, estuvo habitada desde la antigüedad por varios pueblos indígenas. En Sipaliwini se han encontrado objetos como hachas y restos de piedras para tallar y puntas de lanza de origen paleolítico, lo que permite suponer que hacia el quinto milenio antes de la era cristiana había presencia humana allí. Las etnias mayoritarias fueron dos, los Arawak y los Caribes, y ambas ocupaban la costa y las llanuras costeras del norte del continente. Otros grupos menores como los Akurio, los Tiriyó, los Warrau y los Wayana vivían en cambio adentrándose en la selva tropical. Los Arawak, un pueblo que se dedicaba a la caza y la pesca, eran una cultura pacífica que se originó en la desembocadura del Orinoco, en Venezuela, y desde allí se extendió hacia las islas que rodeaban al continente. Los Caribes a diferencia de éstos, eran un aguerrido pueblo que practicaba el canibalismo ritual con las víctimas de sus ataques y que entró en conflicto con los arawaks en numerosas ocasiones. Para cuando los españoles arribaron a América, los Caribes y los Arawak se habían mezclado de tal manera que formaban prácticamente un grupo étnico homogéneo, pero la rivalidad todavía subsistía.

LA COLONIZACIÓN

Aunque fue Colón el primer europeo que llegó a las costas de Guyana, la colonización recién empezó un siglo más tarde, cuando el navegante inglés Walter Raleigh comenzó a recorrer la costa partiendo desde la actual Venezuela en busca de la mítica ciudad de Eldorado; y los holandeses, que llegaron a la región provenientes de Zelanda, en los Países Bajo. Los holandeses establecieron puestos de comercio en la desembocadura de los ríos Pomeroon, Esequibo, Berbice y Surinam. En 1616, levantaron el fuerte de Kyk-Over-Al -cuyo nombre significa observa-sobre-todo- que sirvió como centro de administración de la región, y en 1621 organizaron la Compañía Neerlandesa de las Indias Occidentales. En 1630, el capitán inglés Marshall intentó fundar una colonia y desarrollar el cultivo de tabaco, pero la empresa fracasó. Veinte años más tarde el gobernador de Barbados, Lord Willoughby, envió una expedición que fundó un fuerte y colonizó un territorio de unos 120 km2, donde se levantaron medio centenar de plantaciones que empleaban a indígenas y esclavos africanos. En 1667, durante la segunda guerra anglo-neerlandesa, el comandante holandés Abraham Crijnssen, al mando de siete naves militares, capturó el fuerte Willoughby de manos de los ingleses. El Tratado de Breda, firmado en Los Países Bajos entre las potencias europeas que participaban del conflicto, le permitió a los holandeses quedarse con la región de Guyana que llamaron a partir de entonces Surinam, palabra que proviene del nombre de un pueblo de idioma arawak llamado Surinen, que habitaba esa región en la época anterior a la conquista.

 

LA ORGANIZACIÓN BAJO LOS HOLANDESES

El acuerdo quedó establecido definitivamente con el Tratado de Westminster del año 1674 y, nueve años más tarde, los holandeses organizaron el gobierno de la colonia por medio de una compañía privada mixta llamada Sociedad de Surinam. Estaba conformada por la ciudad de Ámsterdam, la Compañía Holandesa de las Indias Occidentales, y la familia noble holandesa Van Aerssen van Sommelsdijck. La Sociedad de Surinam retuvo la administración hasta finales del siglo XVIII y se ocupó de los asuntos comerciales y el desarrollo de los cultivos, principalmente azúcar, algodón y añil, una tintura de gran valor económico en el viejo continente. Los trabajadores de las plantaciones eran esclavos llevados desde África por los holandeses. Durante el siglo XVIII, la población de esclavos llegaba a los 13 mil. El trato que recibían muchas veces los obligó a escapar hacia el interior del país. Los grupos que escaparon, llamados maroons, mantuvieron sus tradiciones africanas y para proveerse de bienes y mujeres atacaron periódicamente las plantaciones. Después de casi medio siglo de incursiones de los maroons en los dominios de los holandeses, hacia 1760 fue firmado un tratado de paz entre ambos y aunque los maroons quedaron dependiendo económicamente del comercio con los habitantes de la costa para cubrir parte de sus necesidades, pudieron desarrollar una cultura autónoma de fuerte carácter. De las numerosas tribus maroones del siglo XVIII quedan hoy los Djuka, los Saramaka, los Matawai, los Aluku, los Paramaka y los Kwinti. A finales del siglo XVIII, Surinam volvió a ser ocupada por los ingleses hasta el año 1816, cuando con los acuerdos posteriores a las Guerras Napoleónicas quedó una vez más en manos de los holandeses. Durante el siglo XIX, Surinam experimentó un fuerte cambio en su composición étnica. A finales de la década de 1860, casi treinta años más tarde que en la mayoría de las colonias del Caribe, los holandeses aceptaron abolir la esclavitud. Esto hizo necesario conseguir mano de obra para las plantaciones, y la Compañía Holandesa de las Indias Orientales organizó la inmigración en Surinam de una gran cantidad de trabajadores provenientes primero de Indonesia y luego de la India a través de un acuerdo con los ingleses que duró hasta las primeras décadas del siglo XX. Junto con el cambio en la organización del trabajo, también la administración de la colonia tomó diversas formas. La Sociedad de Surinam fue disuelta en 1795, y durante el siglo XIX Holanda organizó distintas formas de administración de la colonia.

 

UN NUEVO ESTATUTO PARA LA COLONIA

En 1865, un decreto gubernamental holandés le otorgó una cierta independencia a las decisiones administrativas en Surinam, y la aristocracia local obtuvo el derecho de elegir un Consejo Colonial que gobernaba junto con un representante de la corona holandesa. Este consejo se ocupaba del presupuesto de la colonia y sus decisiones eran luego aprobadas por la corona. Los cambios en la constitución holandesa, principalmente los del año 1922, cuando se instituyó el sufragio universal, tuvieron consecuencias en Surinam. A partir de ese año, Surinam dejó de ser oficialmente una colonia para transformarse en un territorio de ultramar. La agricultura comenzó a ceder espacio a la explotación minera cuando fueron descubiertos en el territorio importantes depósitos de bauxita, un mineral del que se obtiene el aluminio. Durante la Segunda Guerra Mundial, el gobierno holandés, que en ese momento se encontraba exiliado en Inglaterra, acordó la presencia de los Estados Unidos en Surinam para proteger la provisión de bauxita. Al terminar la guerra, la Ley Básica de Surinam fue revisada y se conformó un cuerpo colegiado de gobierno, para asistir al Gobernador General y que funcionaba como un gabinete de ministros. Esta nueva constitución comenzó a regir a partir de 1948. En 1954, un nuevo estatuto comenzó a regir la organización administrativa de los Países Bajos. Bajo esta constitución, Surinam obtuvo el derecho de enviar un ministro plenipotenciario para que representara al país en la legislatura holandesa. El país mantuvo una importante autonomía en sus decisiones, y la política exterior y la defensa quedaron en manos del reino de los Países Bajos. La crisis que estalló en 1962, en la Nueva Guinea Neerlandesa, y más tarde las revueltas en la colonia holandesa de Curazao, en el Caribe, fueron generando consenso en el gobierno neerlandés acerca de la necesidad de independizar a los territorios que el reino administraba en la región caribeña.

LA INDEPENDENCIA

Las conversaciones entre el gobierno de los Países Bajos y el Primer Ministro de Surinam, Henck Arron, comenzaron en 1973 y el país obtuvo su independencia el 25 de noviembre de 1975. El Gobernador Johan Ferrier fue elegido como Presidente del país y el cargo de Primer Ministro siguió en manos de Arron. Luego de ser reelegido en las elecciones generales de 1977, Arron fue destituido en 1980 por un golpe de estado liderado por el militar Desi Bouterse. Luego del alzamiento, conocido como el Golpe de los Sargentos, Bouterse designó como presidente del país a Fred Ramdat Misier, que gobernó hasta el año 1987, cuando se realizaron nuevamente elecciones y se sancionó una nueva constitución. Bouterse permaneció a cargo de las fuerzas armadas y en 1990 volvió derrocar al gobierno democrático de Ramsewak Shankar. La década de los ochenta fue una época de conflictos internos. En 1982 fueron muertos 15 activistas que se oponían a la dictadura en lo que fue conocido como las Muertes de Diciembre, y en 1986 se produjo la Masacre de Moiwana, un enfrentamiento entre las fuerzas de Bouterse y el Comando de la Selva, una organización rebelde que luchaba por los derechos de las minorías maroon y que estaba liderada por el ex-guardaespaldas de Bouterse, Ronnie Brunswijk. En 1991, fue elegido presidente Ronald Venetian. Durante su primer período de gobierno, que duró hasta 1996, se firmó un tratado de paz que puso fin a los conflictos armados internos y el país comenzó un período de estabilización. Venetian fue sucedido en el cargo por Jules Wijdenbosch, que gobernó hasta el año 2000, y volvió a ocupar la presidencia el 12 de agosto de ese mismo año, después de derrotar en las elecciones generales a Rashied Doekhie. Durante su segundo período, que abarcó dos mandatos como presidente y finalizó en 2010, Venetian fomentó los lazos de Surinam con el resto de sus vecinos y resolvió parte de los conflictos limítrofes que el país mantenía con Guyana. En las elecciones legislativas de 2010, el partido Mega-Combinación, del ex-dictador Dési Bouterse, se quedó con 23 de los 51 escaños en el Parlamento, y luego de aliarse con la Alianza Popular y con el partido de su antiguo enemigo Ronnie Brunswijk, obtuvo la cantidad de escaños necesarios para acceder a la presidencia el 12 de agosto de 2010.

Las conversaciones entre el gobierno de los Países Bajos y el Primer Ministro de Surinam, Henck Arron, comenzaron en 1973 y el país obtuvo su independencia el 25 de noviembre de 1975”