Nombre oficial
Santa Lucía
Gentilicio
Santaluciano, -a
Capital:
Castries
Idioma Oficial
Inglés
Población
170.000 habitantes (estimada en 2014)
Presidente
Jefa de Estado: Elizabeth II Gobernadora General: Pearlette Louisy Primer Ministro: Kenny Anthony
Prefijo Internacional
+1-758
Zona horaria
UTC-4
Moneda
Dólar del Caribe Oriental
Otros grandes Centros Urbanos
Soufriere, Vieux Fort, Anse La Raye
Superficie
616 km2
Geografía y clima
Santa Lucía es una isla montañosa de origen volcánico. La mayor parte de la elevaciones están en el centro de la isla, y casi toda la costa está a nivel del mar. Sus picos más representativos son los Picos Gemelos, y el punto más alto sobre el nivel del mar es el monte Gimie que se eleva a 958m. El clima es tropical, suavizado por la acción constante de los vientos que llegan desde el mar. Estos vientos mantienen la temperatura promedio en 27 °C. La estación de lluvias y de probables tormentas tropicales va de junio a noviembre.
Economía
Santa Lucía basa su economía en el sector de servicios, con el turismo como principal fuente de ingresos. La reciente explosión de este sector hizo que también se desarrolle la construcción de infraestructura para tal fin. En los últimos años se ha creado la legislación necesaria para impulsar un sector de servicios financieros internacionales que paulatinamente va generando más ingresos. La agricultura sigue siendo un sector importante y quizás el dato más distintivo de su economía es que el sector manofacturero es el más diverso de todo el Caribe, lo que representa una ventaja.
Qué ropa usar
Debido a su clima agradable, el mejor tipo de ropa para usar es la liviana, de algodón, ropa fresca para sentirse cómodo y ligero. El uso de trajes de baño está restringido a las playas y piscinas. Para las noches y ocasiones más formales es conveniente el uso de pantalones largos y camisa con cuello en el caso de los hombres, y vestidos en el caso de las mujeres.
Tips
Día de la independencia: 22 de febrero.
Sitios imprescindibles
Las playas, Castries, Bahía Marigot, los recorridos naturales.


 
 
HISTORIA
Santa Lucía:
Santa Lucía - HISTORIA

Santa Lucía es un pequeño país insular integrante de la Mancomunidad de Estados Británicos. Está ubicado en el mar Caribe, al norte de San Vicente y Las Granadinas y al sur de Martinica.

La etapa precolombina

El estudio de los distintos yacimientos arqueológicos, diseminados a lo largo y ancho de la isla, dice que los grupos de la cultura arahuaca fueron instalándose en esta isla, a la que llamaban Iounalao (lugar donde se encuentran las iguanas). En el año trescientos los arahuacos salieron en sus canoas de los alrededores de lo que hoy es Venezuela y fueron poblando las Antillas de Sur a Norte. Otros estudios menos concluyentes sugieren que cuando los arahuacos llegaron a la isla, ésta estaba habitada por grupos de una cultura previa (que asimilaron fácilmente). Cerca del siglo XII quienes se hicieron fuertes en las Antillas y alrededores, fueron los Caribe, feroces guerreros y dueños de una organización social muy compleja, que incluía dinastías monárquicas y chamanes. El nombre que le dieron a la isla fue Hewanarau o Hewanorra (actual nombre de uno de los aeropuertos internacionales de Santa Lucía) y su control sobre la isla se extendió hasta mediados del siglo XVII. Documentos de 1633 revelan que en ese año los Caribe intentaron vender, sin éxito, la isla a los habitantes de Barbados .

 

Llegan los europeos

La historia de quién y cuándo “descubrió” Santa Lucía está rodeada de mitos y verdades a medias, y aún hay contradicciones que no se han resuelto. Hasta hace poco se sostenía que el primer europeo en avistar la isla fue Colón, pero hoy se sabe que el Almirante jamás pasó cerca de Santa Lucía en ninguno de sus cuatro viajes y lo más probable es que no haya siquiera sabido de ella. Otra historia habla de un barco francés que naufragó el 13 de diciembre de 1502. Los sobrevivientes se instalaron en la isla y la nombraron Sainte Alouise (Santa Lucía en francés) en honor a la Santa Mártir de la ciudad de Siracusa, cuyo día se recuerda en esa fecha. La misma denominación aparece en mapas náuticos franceses a lo largo del siglo XVII. Por otro lado en un mapa que data de 1502, y que se hallaba en el Vaticano, la isla figura como Santa Lucía. Pero en una Real Cédula de la Corona, del 1511, se describe a la isla de Santa Lucía como posesión española ;y en un mapa español de 1529 aparece nombrada como Santa Luzia.
Se afirma que para 1550 el conocido pirata francés Francois Le Clerc estableció su base de operaciones en Pigeon Island, un islote que se hallaba en el extremo noroeste de Santa Luicía (este islote está unido actualmente a Santa Lucía mediante un terraplén) desde donde emboscaba las naves comerciales españolas. En 1600 un grupo de colonos holandeses se instalaron en lo que hoy es Vieux Fort. En 1605 los vientos sacaron de su curso al buque inglés Olive Branch, que iba camino a Guyana, y lo empujaron hasta Santa Lucía. De los 67 tripulantes que intentaron establecer un asentamiento en la isla, a las cinco semanas quedaban sólo 19 sobrevivientes. Las enfermedades y el hostigamiento constante de los caribe los diezmaron y provocaron su pronta retirada.
En 1664 una expedición británica partió de San Cristóbal con mil hombres para ocuparla y defenderla de los franceses. Después de 2 años las enfermedades mataron a la mayoría de este grupo y sólo quedaban con vida 89 de ellos. En 1666 la compañía de indias occidentales francesas recuperó el control de la isla y a partir de 1674 se la incorporó oficialmente como una colonia, dependiendo administrativamente de Martinica.
La historia de la segunda mitad del siglo XVII se repitió durante el siglo XVIII: Santa Lucía cambió de manos entre franceses e ingleses no menos de 14 veces durante ese período debido a 2 motivos fundamentales: la importancia geopolítica de la isla en el tablero de las guerras en el caribe y el potencial de sus fértiles suelos de origen volcánico. A mediados del siglo XVIII los franceses comenzaron a explotar la caña de azúcar, pero antes del fin de ese siglo estalló en París la Revolución Francesa. Ya en 1790 los esclavos comenzaron a abandonar sus puestos de trabajo. No pasó más de un año hasta que los revolucionarios instalaron la primera guillotina en la isla. El gobernador decretó, en 1794, la libertad para todos los esclavos. Este nuevo orden chocaba contra los intereses de los dueños de las grandes plantaciones, que recurrieron a los británicos para mantener sus intereses. Los ingleses invadieron nuevamente la isla, y un nuevo período de inestabilidad comenzó, en el que ingleses, franceses y los esclavos libertos pelearon entre ellos por el control de la isla. Finalmente, en 1803 los británicos lograron el dominio total de Santa Lucía, confirmado en 1814 mediante un tratado con los franceses. Se restauró el tipo de explotación esclavista colonial, método que de todos modos estaba ya en decadencia. En 1807 los ingleses prohibieron la captura y comercio de personas en África para trabajar como esclavos. En 1834 finalmente se decretó la abolición de la esclavitud, aunque no fue algo de efecto inmediato: en Santa Lucía los esclavos liberados debieron trabajar tres semanas al mes para su antiguo amo durante 4 años más. En términos administrativos, a partir de 1838 Santa Lucía pasó a integrar el grupo de las Islas de Barlovento, gobernadas desde Barbados primero y desde Granada a partir de 1885.

 

El siglo XX, la autonomía y la independencia.

La historia de Santa Lucía en el siglo XX es la historia del proceso que desembocó en su autonomía y luego su independencia y a la par la historia de la reconversión de la economía de la isla, que hasta mediados del siglo XX dependía de la agricultura y hoy está apoyada mayormente en el turismo internacional. En el año 1924 se redactó la primera Constitución de la isla y se creó un Consejo Legislativo integrado en partes por consejeros elegidos por el voto de los isleños y otros designados en nombre de la corona. A partir de 1951 el voto se volvió universal y los consejeros elegidos pasaron a ser la mayor parte del órgano legislativo. Después de la Segunda Guerra Mundial desde Inglaterra se intentó imponer distintas formas de organización política para sus colonias en el Caribe con el pretexto de brindarles mayor autonomía en asuntos locales. Nació así la breve Federación de las Indias Occidentales (que duró de 1958 hasta la retirada de la misma de Jamaica, en el año 1962). A esta federación la reemplazó otra de similares características con similar resultado. Luego de este fracaso, Santa Lucía se convirtió en un estado asociado al Reino Unido en 1967: esta forma de gobierno implicaba autonomía total, excepto en los asuntos externos y las cuestiones de defensa, que seguían a cargo de Inglaterra. Finalmente el 22 de febrero de 1979 Santa Lucía declaró su independencia, conformándose como una democracia parlamentaria integrante de la Comunidad de Naciones Británicas, con la reina Elizabeth II como jefa de Estado.