Nombre oficial
República del Perú
Gentilicio
Peruanos
Capital:
Lima
Idioma Oficial
Castellano; una proporción elevada de la población habla quechua, aymará y dialectos locales
Población
29.546.963 (est. 2010)
Presidente
Ollanta Humala Tasso
Prefijo Internacional
0051
Zona horaria
UTC -5
Moneda
Nuevo sol
Otros grandes Centros Urbanos
Tacna, Cuzco, Arequipa
Superficie
1.285.215 Km2
Geografía y clima
Perú cuenta con una gran variedad de climas y paisajes
Economía
Perú se ha embarcado en un profundo proceso de transformación que lo condujo a construir un sistema económico de creciente identidad capitalista
Qué ropa usar
liviana y fresca
Tips
Fechas nacionales: 28 de julio, 14 de agosto, 20 de septiembre y 9 de diciembre
Sitios imprescindibles
Lima, Líneas de Nazca, Machu Picchu, Cuzco, Ciudadela de Chan Chan, Iquitos


 
 
HISTORIA
República del Perú:
PERÚ: HIJOS DEL SOL
República del Perú - HISTORIA

Los miles de años de su historia albergan cientos de culturas, idiomas, sociedades, geografías distantes, invenciones, emperadores, héroes y traidores; el Imperio Inca que gobernó gran parte de Sudamérica siendo uno de los más avanzados del mundo, la historia de traiciones que desembocó en la conquista española, la gesta independentista, las décadas de guerras territoriales con países vecinos, los conflictos políticos internos del siglo XX; todo parece caber en esta Historia inmensa, clara y misteriosa, actual y milenaria.

LAS CULTURAS PRE INCAICAS

La primera civilización que ocupó el actual territorio de Perú fue la civilización Caral (o Caral-Supe), surgida alrededor del 5.000 a.C., y considerada como la cuna de la civilización andina. La sagrada ciudad de Caral, allí donde se construyeron  las primeras pirámides de piedra, los primeros altares, es actualmente un importante yacimiento arqueológico situado en el Valle de Supe, a 200 Km de Lima, la capital de Perú. 
Luego de esta primera civilización se sucedieron, y en algunos casos convivieron, durante decenas de siglos, distintas culturas que formaron confederaciones, reinos e imperios a lo largo y a lo ancho del territorio peruano, teniendo cada una su época de auge y decadencia, muchas veces ligados a sus emplazamientos geográficos: distintos fueron los modos de vida y los destinos de las culturas selváticas, las costeras y las de la región central.  
Alrededor del 200 a.C comienza la etapa de la agricultura extensiva, que incluye la irrigación de zonas desérticas, además de la construcción de acueductos subterráneos, lo cual se traduce en una complejización de las formas sociales y políticas. Numerosas sociedades se desarrollan en todos sus aspectos, entre ellas la Mochica, Lima, Nazca y Tihauanaco, todas ellas regidas por elites guerreras y un amplio dominio de las artes manuales.
Entre los siglos VI y VII predominó la cultura Huari, precursores de un urbanismo perfeccionado entre las culturas andinas: la ciudad de Huari tenía grandes templos en su centro, calles ortogonales y canales de agua que la atravesaban. A través de la agricultura que practicaban en las laderas de los cerros lograron un progreso económico que derivó en la expansión territorial de su cultura y sus dominios políticos.  Esta situación duró hasta el siglo XII, cuando progresivamente las culturas conquistadas comenzaron a independizarse.
En el 1200 los Chimú (descendientes de la sociedad Mochica), construyeron Chan Chan, por entonces la ciudad más grande de Sudamérica. En 1450 el Reino Chimú llegaba hasta Ecuador.

EL IMPERIO INCA

Alrededor de 1440 comienza el avance imperial Inca, una de las culturas más sofisticadas del mundo precolombino, y que derivaría en el Imperio Tahuantinsuyo, uno de los más grandes  que hayan existido en el mundo hasta esa época. La capital del Imperio estaba situada en el Reino de Cuzco, actual ciudad de Cuzco, fundada alrededor del año 1200. Su gobernante, Sapa Inca, fue luego Emperador de Tahuantinsuyo.
En menos de un siglo de carrera expansionista, los Señores de Cuzco (Pachacútec, Huayna Cápac, y Túpac Yupanqui) lograron estabilizar un imperio que iba desde Colombia hasta la zona central de Chile. Ellos establecieron un inmenso sistema que incluía a todas las culturas y pueblos andinos, a los que les respetaban sus idiomas y tradiciones pero al mismo tiempo mantenían bajo estricto control. Construyeron grandes redes de caminos y edificaron fortalezas. Idearon y establecieron un sistema de almacenes y obligaron a todos los habitantes de los pueblos conquistados a trabajar las tierras o colaborar en obras públicas.
En 1527 muere Huayna Cápac y comienza un período de luchas internas entre los posibles herederos del emperador.
De las guerras de sucesión resultó ganador Atahualpa, aunque no tenía el apoyo de los pueblos ni de las familias del poder. En 1532 el nuevo emperador resolvió reunirse con los españoles, que le reclamaron que se sometiera a la voluntad del Rey de España. Atahualpa se negó, y comenzó una batalla en la que los españoles, con ayuda de los pueblos conquistados que se oponían el poder de Cuzco, y en alianza con otros nobles cuzqueños que debatían su poder, aniquilaron a sus seguidores y tomaron prisionero a Atahualpa, para ejecutarlo finalmente en 1533. Los españoles establecieron alianzas en Cuzco e impusieron a Manco Inca como gobernante de un Imperio que tendía a disolverse. Manco Inca se enfrenta a los españoles y toma Cuzco, pero los españoles lo vencen y recuperan la ciudad. Todas las provincias ya se habían independizado, sólo algunos grupos cercanos a Cuzco resistían a las tropas del conquistador Almagro. Los incas resisten en las montañas de Cuzco hasta 1572, cuando el último Inca, Túpac Amaru, es ejecutado.

DE LA CONQUISTA A LA INDEPENDENCIA

Tanto Pizarro como Diego de Almagro se atribuían el poder sobre la región de Cuzco, por acuerdos firmados con la Corona española. Un período de luchas entre ambos conquistadores terminó con la decisión de la Corona de establecer a Perú como Virreinato de España, en 1544.
A partir de ese momento el virreinato del Perú se convirtió en el encalve mas importante de España en América del Sur.
Simultáneamente se produce en Perú una catástrofe demográfica provocada por numerosas enfermedades traídas por los europeos que no podían ser asimiladas por los locales. Se estima que en el lapso de apenas cien años la población andina pasó de ser de 9 millones a 600 mil habitantes.
Durante la primera época virreinal es estableció una sociedad fuertemente clasista, donde los cargos públicos eran ejercidos por los españoles, que tenían mayores derechos y estatus que los criollos (hijos de españoles), mestizos e indígenas, en ese orden, y luego los esclavos que comenzaron a ser traídos de África. La religión católica fue impuesta a la fuerza, con la destrucción de objetos de culto de otras creencias.
En el siglo XVIII se liberalizaron las economías del continente, lo que acarreó la caída económica de Lima y de sus clases dirigentes. Se dieron importantes insurrecciones en contra del orden colonial que fueron duramente reprimidas. Este escenario de conflictos, sumado a la toma del trono de España por parte de Napoleón, fue el preámbulo de la independencia
En 1820 desembarcó en Paracas el General José de San Martín, al frente de la Expedición Libertadora del Perú, que partió desde Chile, donde Bernardo O’Higgins había logrado la independencia. El ejército venció en la Batalla de Nazca. En julio de1821 San Martín entró en la ciudad de Lima que había sido abandonada por los españoles. El 28 de julio se proclamó la independencia de Perú, aunque la lucha con las fuerzas coloniales continuaría, en manos de Simón Bolivar. En agosto de 1824 Bolívar y sus tropas triunfan en la batalla de Junín, el 9 de julio derrotan en la batalla de Ayacucho y la independencia queda sellada.
A partir de ese momento Perú entra en un momento de turbulencias políticas, signadas por enfrentamientos con España, Bolivia y la Gran Venezuela, y las disputas entre los caudillos políticos de cada momento.

LAS GUERRAS

El general Ramón Castilla, veterano de la batalla de Ayacucho, accedió a la presidencia en 1845. Entre los dos períodos de su mandato consiguió una gran cantidad de avances: se abolió la esclavitud, se construyeron vías y ferrocarriles, un sistema de telégrafos, y se redactó en 1860 una Constitución liberal. Al mismo tiempo, comenzó la explotación de recursos naturales del país, tales como el guano y los yacimientos de nitrato. Estos yacimientos fueron la principal causa de la primera Guerra del Pacífico (1864-66) entre Perú y España, que retenía en su poder importantes islas guaneras. Ecuador, Bolivia y Chile se aliaron con Perú y derrotaron a España.
En 1879 Perú, junto a Bolivia, entró en guerra con Chile. Otra vez, las pretensiones cruzadas sobre los yacimientos de guano en el sur del país fue la causa. Perú sufrió una dolorosa derrota y la ocupación de su capital. El Tratado de Paz firmado forzadamente para detener la guerra lo obligó a desprenderse de las provincias de Arica, Tarapacá y parte de Tarata. Una invasión brasileña sobre territorios amazónicos peruanos, le hizo perder otros 451.000 Km2. Una irresuelta disputa fronteriza con Ecuador, lo llevaría a varios enfrentamientos bélicos incluso en los años finales del siglo XX.
Desde el fin de la guerra con Chile, Perú estuvo gobernado por distintos dictadores durante veinticinco años.
La figura de Augusto Bernardino Leguía por un lado y la Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA), fueron actores trascendentes en las primeras tres décadas del siglo XX para la vida pública peruana. Leguía fue presidente durante dos períodos. En el primero (1908-1912), aplicó un programa de reformas económicas; luego viajó a Europa y Estados Unidos, para reunirse con los círculos empresariales y adquirir conocimientos financieros. El segundo período contó con el apoyo de los militares, que lo erigieron Presidente luego de un golpe de estado. En 1924 se fundó la EPRA, por un grupo de intelectuales exiliados en México que se oponía a Leguía y reclamaba reformas radicales en todos los ámbitos, poniendo en el centro de la escena las condiciones de vida de los indígenas. Leguía intentó proscribir la APRA, pero no pudo evitar que su poder aumentara hasta convertirse en el partido político más representativo de Perú.   
Recién en 1940, durante la presidencia de Manuel Prado y Ugarteche las demandas inauguradas por la APRA comenzaron a ser puestas en práctica por los gobernantes.

LA ACTUALIDAD

Luego de una larga serie de golpes y gobiernos militares, en 1980 retorna la democracia con el llamado a elecciones que consagran Presidente a Belaúnde Terry, que asumió y formó su gobierno bajo una nueva Constitución.
En la década del 80 el índice de ingresos per cápita cae abruptamente, y la gigantesca deuda externa se vuelve incontrolable como consecuencia de las políticas económicas de las décadas pasadas.
Al mismo tiempo se profundizan los enfrentamientos entre grupos guerrilleros y las fuerzas paramilitares del Estado.  Crece el poder del narcotráfico: grandes bandas de productores de droga someten zonas a sus políticas violentas. Al tiempo, la guerrilla maoísta Sendero Luminoso lanza una campaña que termina con la vida de numerosos peruanos. La cantidad de víctimas se multiplica ante la aparición de grupos paramilitares que, con la excusa de combatir a la guerrilla, cometen numerosas masacres y apremios.
En 1985 la derecha peruana atraviesa un desgaste sin precedentes, y Alan García se convierte en el primer Presidente aprista de Perú, pero tampoco logra controlar la crisis. Rompe con los organismos internacionales de crédito, e intenta fallidamente estatizar la banca.
El famoso escritor Mario Vargas Llosa encabezó una coalición neo liberal con vistas a las elecciones de 1990, en las que fue sorpresivamente derrotado por Fujimori, casi ignoto para la vida pública peruana hasta entonces.
La llegada del presidente Alberto Fujimori trae consigo las políticas liberales y una época de crecimiento, pero también da inicio a una expansión de la corrupción a niveles nunca antes alcanzados por el Perú.
En 1992 Fujimori, abanderado de una crítica social a los partidos tradicionales, encabezó un autogolpe de estado, mediante el cual, con el apoyo de las Fuerzas Armadas, disolvió ambas Cámaras del Congreso e intervino la Corte Suprema.
En el año 2000, luego de una segunda reelección de Fujimori, se difundieron filmaciones que corroboran las denuncias de soborno de congresistas y empresarios que se le endilgaban al Presidente, que tuvo que renunciar desde el extranjero y refugiarse en su Japón natal.
En junio de 2006 vuelve a la presidencia Alan García quien es sucedido en 2011  por el actual presidente Ollanta Humala Tasso.
 

Perú: Hijos del Sol”