Nombre oficial
República de Nicaragua
Gentilicio
Nicaragüense
Capital:
Managua
Idioma Oficial
Español
Población
6.100.000 hab. (est. 2012)
Presidente
Daniel Ortega Saavedra
Prefijo Internacional
+505
Zona horaria
UTC-6
Moneda
Córdoba
Otros grandes Centros Urbanos
León, Masaya, Tipitapa, Chinandega
Superficie
129.494 km2
Geografía y clima
Tres regiones bien diferenciadas, la región del Pacífico, con varios volcanes y los grandes lagos de Managua y Nicaragua; la región Central, con una altura entre los 900 y los 1.800 metros, cordones montañosos y profundos valles; y la región del Caribe, con grandes ríos de llanura. El clima es tropical con estación seca, entre diciembre y abril, con temperaturas promediando los 30 °C en las costas y 20 °C en la región central.
Economía
Cultivos tropicales como el café y la caña de azúcar, industria textil y de pesca. Un sector de servicios que ocupa al 60% de la población activa y un sector turístico de gran crecimiento en la última década.
Qué ropa usar
Ropa liviana de algodón durante todo el año en las regiones costeras, con mangas largas para protegerse de picaduras de insectos. Ropa de abrigo en la región central y protección de calidad para las copiosas lluvias de la temporada de precipitaciones.
Tips
Día de la Independencia: 15 de septiembre.
Sitios imprescindibles
Managua, Granada, León, Madriz


 
 
HISTORIA
República de Nicaragua:
República de Nicaragua - HISTORIA

Nicaragua es el país más grande de América Central y guarda orgullosamente su pasado colonial como atestiguan las ciudades de León y Granada, dos de las primeras poblaciones que levantaron los conquistadores en el siglo XVI. Es la tierra del gran poeta Ruben Darío, uno de los más importantes escritores de habla hispana y entre las maravillas de su geografía se encuentra el lago más importante de toda Centroamérica, el Gran Lago de Nicaragua.

LA ÉPOCA PRECOLOMBINA

 

La región que ocupa hoy Nicaragua, en América Central, estuvo poblada desde hace varios miles de años. Las huellas encontradas en Acahualinca, cerca de la costa meridional del Lago Managua, son prueba de que antiguos pueblos nómades ya habían llegado por lo menos en el siglo II a. C. Durante la época precolombina existieron dos grandes grupos. Uno de ellos que, ocupaba la región del altiplano central y la costa del Pacífico, estaba emparentado culturalmente con los aztecas y los mayas. Este grupo probablemente había llegado a la región proveniente del norte, siglos antes de la llegada de los españoles a América. Varios estudiosos coinciden en que los dialectos pipiles son cercanos al idioma azteca, el Náhuatl, y observan que los hábitos alimentarios de estos pueblos guardan semejanza con los de sus vecinos mexicanos. Hacia la región del Caribe, en el este, las tribus que habitaban el lugar provenían de Colombia, en el norte de América del Sur, y estaban relacionadas con los Chibchas. Estos pueblos también tuvieron una importante influencia cultural, no étnica, de otras tribus que poblaban la región del Caribe, como se puede observar en el estilo de las viviendas y en las canoas que utilizaban para desplazarse. Al tiempo de la llegada de los españoles a América, las tribus más importantes que habitaban Nicaragua eran los Niquirano, los Chorotegano y los Chontal. Los primeros habitaban la región del lago Nicaragua hacia el Océano Pacífico y estaban gobernados por Nicarao. Los Chorotegano estaban establecidos en la región central del país, y los Chontal ocupaban las regiones montañosas del centro. Las poblaciones indígenas del oeste de Nicaragua fueron diezmadas tras la llegada de los españoles, en gran medida por las enfermedades que estos trajeron y por la explotación a la que fueron sometidos los sobrevivientes. En la región del Caribe, en el noreste del país, los ingleses tuvieron una gran influencia sobre las tribus nativas. De la unión de las etnias caribeñas con los esclavos de origen africano, que muchas veces huían de los ingleses, surgieron los Misquito, uno de los pueblos que ofreció mayor resistencia a los intentos españoles de colonización.

 

LA CONQUISTA

Aunque la costa nicaragüense ya había sido alcanzada por Cristóbal Colón durante su cuarto viaje en el año 1502, pasaron veinte años hasta que una expedición liderada por Gil González Dávila llegó a la costa del Pacífico nicaragüense a través de Costa Rica, proveniente de México. González fue recibido por el jefe Nicarao, de quien recibió una importante cantidad de oro y después prosiguió hacia el interior del país, donde fue resistido por los Niquirano al mando de Diriangén. Sin haber logrado establecer ningún asentamiento permanente, en 1523 regresó a Panamá. Al año siguiente, el gobernador de Panamá, Pedrarias Dávila, nombró a Francisco Hernández de Córdoba para liderar una segunda expedición que logró establecerse en Nicaragua, fundando las ciudades de León y Granada. Luego de Hernández de Córdoba y de Gonzales, Pedrarias Dávila fue gobernador de Nicaragua desde 1528 hasta su muerte, en 1531. Nicaragua no poseía grandes riquezas en metales preciosos por lo que muchos de los españoles que poblaban sus tierras partieron hacia el sur para unirse a Francisco Pizarro junto con miles de indígenas que fueron llevados a la fuerza para trabajar en las minas del Perú. Hacia el final del siglo XVI, la mayoría de los poblados que habían sido levantados por los conquistadores fueron abandonados y solamente sobrevivieron las dos ciudades de León y Granada.

 

LA COLONIA ESPAÑOLA

Durante el período colonial, luego de una breve pertenencia a la Real Audiencia de Panamá, Nicaragua pasó a formar parte en 1544 de la Audiencia de Guatemala, que dependía del Virreinato de Nueva España, en México. La audiencia era la autoridad administrativa, judicial y militar, y estaba presidida por un Gobernador o Capitán General que respondía al Rey. La ciudad de León fue la capital de la Provincia de Nicaragua y sede del obispado católico. Durante el siglo XVII, Nicaragua fue atacada por piratas ingleses, franceses y holandeses. Granada, que había alcanzado un cierto nivel de riqueza gracias al comercio que le posibilitaba su ubicación geográfica, fue el principal blanco de estos ataques. En la costa del Caribe, la tribu de los Misquito trabó lazos con los ingleses, que lograron poner la región bajo su protección militar y entraron así en conflicto con los españoles por el dominio de la costa caribeña hasta finales del siglo XIX. A partir del siglo XVIII, Nicaragua comenzó a cobrar importancia por su explotación agrícola y se estableció una rivalidad entre las ciudades de León y Granada. La primera fue un bastión liberal que sustentaba su riqueza en la exportación de productos ganaderos, mientras que Granada mantuvo un conservadurismo apoyado muchas veces por el clero católico. Con el tiempo, esta rivalidad sería una característica del desarrollo político nicaragüense hasta el siglo XX.

 

LA INDEPENDENCIA DE ESPAÑA

En 1812, la asamblea constituyente española conocida como las Cortes de Cádiz, sancionó una constitución que tuvo un fuerte impacto en la organización política de las colonias españolas. Ese mismo año fue creada la Provincia de Nicaragua y Costa Rica, que pasaba a ser independiente de la Capitanía de Guatemala y quedaba subordinada a España directamente. El primer representante de Nicaragua en las Cortes fue José Antonio López de la Plata, que mantuvo el cargo hasta el año 1814, cuando el rey español Fernando VII dejó sin efecto la constitución promulgada dos años antes. En 1821, y con la constitución de Cádiz de vuelta en vigor, las provincias que componían a la Real Audiencia de Guatemala declararon su independencia del reino de España y se decidieron por su anexión al recientemente conformado Imperio Mexicano. Esta unión duró solamente dos años y, en 1823, las provincias se constituyeron en una confederación independiente, que en 1824 pasó a llamarse República Federal Centroamericana. Ese mismo año estalló un conflicto militar entre las fuerzas republicanas y los conservadores de Granada, liderados por las familias Sacasa y Chamorro, junto con algunos ex-funcionarios españoles. Luego de un año de enfrentamientos, fueron elegidos Manuel Antonio de la Cerda y Juan Argüello como Jefe y Vice-jefe de gobierno, respectivamente. Una asamblea legislativa promulgó una nueva constitución el 8 de abril de 1826. En 1838, con la confederación debilitada por los conflictos internos y los intereses diversos de sus miembros, Nicaragua decidió su separación y declaró su independencia como estado soberano el 30 de abril de ese año con el médico y político José Núñez como Jefe de Estado. La rivalidad entre León y Granada provocó nuevamente un conflicto, menos de una década más tarde, cuando tropas de El Salvador y Honduras dirigidas por el salvadoreño conservador Francisco Malespín atacaron a León, en 1845. Los conflictos comenzaron a ceder cuando se acordó designar a Managua como capital del país, en 1858.

 

LA GUERRA NACIONAL Y LOS GOBIERNOS CONSERVADORES Y LIBERALES

En 1856, comenzó la Guerra Nacional de Nicaragua. El conflicto fue la continuación de una guerra civil que había enfrentado durante los dos años anteriores a los conservadores y los liberales, y que había terminado con el norteamericano William Walker haciéndose del poder en Nicaragua. Walker, que llegó a la presidencia de Nicaragua en julio de 1856, intentó establecer una suerte de estado colonial en el país. En diciembre de ese año ordenó el incendio de la ciudad de Granada y finalmente fue derrotado un año más tarde. Al terminar el conflicto armado, el país, por medio de un pacto entre los conservadores y los liberales, estableció un gobierno binario con dos presidentes, los generales Tomás Martínez y Máximo Jerez Tellería. Durante las siguientes tres décadas, Nicaragua estuvo gobernada por los conservadores. En ese período se resolvió el conflicto que mantenía con los ingleses por la región de la Mosquitia, sobre el Caribe, que dejó de ser un protectorado británico para desarrollar el cultivo del café, que pasó a ser una fuente de riqueza importante, y se introdujo el ferrocarril. En 1893, asumió el poder el general José Santos Zelaya, impulsor de una revolución liberal que logró establecer la educación primaria gratuita y obligatoria, junto con medidas que recortaron el poder clerical en el país. El gobierno promovió el desarrollo de la red de transporte ferroviario y marítimo y de las comunicaciones por medio de la red telegráfica. Zelaya fue derrocado en 1909. El sucesor de Zelaya, Adolfo Díaz, también tuvo que enfrentar un alzamiento por parte de liberales y conservadores pero se mantuvo en el poder hasta 1917 y nuevamente asumió como presidente en 1926. Durante su segundo mandato se firmó el pacto de Espino Negro, que buscaba poner fin a las disputas políticas internas y cobró importancia la figura del general Augusto César Sandino, quien había luchado durante esa década para afirmar la autonomía del país, además de organizar una fuerza de guerrillas llamada Ejército Defensor de la Soberanía de Nicaragua.

 

 

DEL GOBIERNO DE LOS SOMOZA AL REGRESO DE LA DEMOCRACIA

 

En 1937 asumió la presidencia, luego de forzar la renuncia del presidente Juan Sacasa, el militar Anastasio Somoza García. Somoza García, que había sido jefe de la Guardia Nacional y que había orquestado el asesinato de Sandino, fue presidente del país entre 1937 y 1947, y nuevamente entre 1950 y 1956, hasta ser asesinado por el poeta liberal Rigoberto López Pérez. Somoza fue sucedido por sus hijos Luis Somoza Debayle, que gobernó hasta su muerte en 1967, y Anastasio Somoza Debayle, que gobernó casi de manera continua hasta 1979. En la década de los setenta, el Frente Sandinista de Liberación Nacional comenzó una ofensiva contra Somoza que abandonó el poder en 1979. El FSNL asumió el poder en Nicaragua y durante la década siguiente enfrentó una fuerte resistencia por parte de los Contras, grupos formados entre distintas facciones de derecha que incluían a antiguos partidarios de Somoza. El país estuvo en una guerra civil que terminó en 1990 cuando se realizaron elecciones libres en las que resultó electa Violeta Chamorro. Chamorro fue sucedida por el candidato del Partido Liberal Constitucionalista José Alemán, que también pudo entregar el poder al ganador de las elecciones de 2001, el liberal Enrique Bolaños. En las elecciones generales de 2006, el FSNL volvió al poder luego de 16 años, cuando asumió la presidencia Daniel Ortega, actual presidente del país, y que había sido anteriormente Jefe de Estado entre 1985 y 1990.

 

De la unión de las etnias caribeñas con los esclavos de origen africano, que muchas veces huían de los ingleses, surgieron los Misquito.”