Nombre oficial
Martinica
Gentilicio
martiniqués, martinicano, -a, martinicense, martiniqueño, -a
Capital:
Fort-de-France
Idioma Oficial
Francés
Población
432.900 hab.
Presidente
François Hollande Presidente del Consejo Regional: Serge Letchimy
Prefijo Internacional
+596
Zona horaria
UTC-4
Moneda
Euro
Otros grandes Centros Urbanos
Le Lamentin, Le Robert, Sainte-Marie, Le François
Superficie
1.100 km2
Geografía y clima
Martinica es una isla de 65 km de largo por 27 de ancho. En la parte norte, cuyo relieve es mayormente montañoso de origen volcánico, se encuentran las cumbres más altas que alcanzan los 1.397 metros en el monte Pelée. En la región central existe un cordón montañoso llamado Pitons du Carbet, de unos 80 km de extensión. La región sur posee un relieve más llano y la mayor cantidad de tierras cultivables, así como las mejores playas. El clima es tropical marino con temperaturas entre los 25° y 30° con picos de hasta 40° y la temporada de lluvias ocurre entre los meses de mayo y noviembre.
Economía
Agricultura de cultivos tropicales, un sector turístico que es el principal motor de la economía y producción de ron artesanal con denominación de origen controlado. Como departamento de ultramar francés, Martinica depende de la ayuda económica que le brinda Francia continental.
Qué ropa usar
Ropa de algodón liviana, preferentemente de mangas largas para evitar las picaduras de insectos y sombrero para cubrir la cabeza del sol. Protección para la lluvia que puede ser torrencial.
Tips
Fort-de-France, Le Carbet, Le Diamant, Les Anses d´Arlet
Sitios imprescindibles
Fiesta Nacional: 14 de julio.


 
 
HISTORIA
Martinica:
Martinica - HISTORIA

Martinica es una perfecta combinación de la cultura francesa y el Caribe. Por ser territorio francés, el nivel de vida de la isla es de los más altos del Caribe. Su gastronomía es refinada y tiene el gusto francés y la intensidad africana combinados en sus platos. Las playas, sus bellas bahías, y las colinas cubiertas de frondosa vegetación son un conjunto único para disfrutar. Los deportes acuáticos y el buceo son algunas de las actividades más extendidas en la isla.

LOS ARAHUACOS, PRIMEROS HABITANTES DE LA ISLA

Martinica, una isla que se encuentra en el arco de las Antillas Menores en el mar Caribe y que forma parte de las llamadas Islas de Barlovento, tuvo como sus habitantes originales a los indígenas Arahuacos. La tribu arahuaca provenía de la costa norte de Ámerica del Sur, en la región de la desembocadura del río Orinoco. Eran un pueblo pacífico que se extendió por el Caribe durante el primer milenio de la Era Cristiana. Su vida cotidiana transcurría entre los juegos y competencias que formaban parte del conjunto de ritos y ceremonias para los varones, y la alfarería y la cestería para las mujeres, que además se encargaban de la agricultura. Para plantar sus cultivos levantaban unos túmulos circulares de tierra elevados a los que llamaban conucos y en los que sembraban yuca, maíz y varios frutos tropicales. Eran expertos constructores de canoas que utilizaban para navegar entre las islas y comerciaban con otros pueblos de las demás islas del Caribe, con los que intercambiaban artesanías y ropas. De caracter muy hospitalario, tenían al descanso en gran estima y realizaban festejos religiosos por los cultivos y la buena pesca. Los Arahuacos arribaron a Martinica cerca del año 130 d. C. Hacia el año 295 una explosión en el Monte Pelée diezmó la población de la isla, que volvió a recuperarse un siglo más tarde y hasta finales del siglo VII permanecieron como sus ocupantes principales cuando la isla fue invadida por el feroz pueblo Caribe.

LA LLEGADA DE LOS CARIBES

Los Caribes eran una tribu que también tenía su origen en la cuenca del Orinoco en el norte del continente sudamericano y que se extendieron por la región del Caribe un poco más tarde que los Arahuacos. De carácter mucho más belicoso, eran guerreros por naturaleza y fueron colonizando los territorios insulares que ocupaban los Arahuacos. Las tribus Caribes se agrupaban bajo el liderazgo de un cacique y vivían en un tipo de choza llamado bajareque, construida con paredes de adobe y techos de hojas de palmera. Se dedicaban a la pesca y a la agricultura de cultivos como la papa, la yuca, el tabaco, el algodón y el cacao. Eran politeístas y tenían en la tribu chamanes llamados buyeis, que dirigían los rituales para aplacar a los dioses además de curar con hierbas y realizar hechizos. Los Caribes practicaban también el canibalismo ritual con sus enemigos y tenían un elaborado esquema social al servicio de la expansión por nuevos territorios. Muchas veces sometían a las mujeres arahuacas para que criaran a sus hijos, lo que hizo que con el tiempo las costumbres de los dos pueblos fueran mezclándose. En Martinica, a la que llamaban Madinina -que significa isla de las flores- lograron prácticamente exterminar a todos los Arahuacos y permanecieron allí hasta la llegada de los europeos.

LA LLEGADA DE LOS EUROPEOS

No está claro si el primer europeo en divisar la isla de Martinica fue Cristóbal Colón durante uno de sus últimos viajes al continente americano o si fue la expedición del conquistador Alonso de Ojeda en 1499. La controversia surgió probablemente porque el navegante genovés tenía por decreto el monopolio de los descubrimientos en Las Indias por mandato de la corona española. De todos modos la isla no representó mayor interes para los españoles y permaneció sin ocupación europea durante más de un siglo hasta que recién el 15 de setiembre de 1635 llegó a la isla una avanzada francesa comandada por Pierre Belain d´Esnambuc. d´Esnambuc era un filibustero, nombre que se les daba en el siglo XVII a los piratas del Mar Caribe, que desembarco junto con 150 colonos franceses en la zona donde hoy se encuentra Saint Pierre, donde fundó el fuerte del mismo nombre. Los comienzos de la administración económica y política de la isla estuvieron a cargo de la Compañia de las Islas de América, una organización creada a instancias del Cardenal Richelieu en Francia que tenía como fin colonizar las islas de las Antillas. La Compañia se disolvió en 1651 y vendió los derechos que poseía sobre las islas a la familia Du Parquet.

LAS PRIMERAS PLANTACIONES DE CAÑA DE AZÚCAR

Hacia 1640 comenzaron a funcionar en Martinica los primeros molinos para procesar la caña de azúcar y pocos años más tarde comienzan las hostilidades entre los franceses y los indígenas Caribes que poblaban las islas. En 1658 estalla el primer conflicto armado entre ambos. Los franceses invadieron los últimos territorios que ocupaban los caribes y al terminar la guerra la mayoría de éstos fueron muertos u obligados a refugiarse en los confines de la isla o en otras islas del Caribe. Con nuevos territorios por ocupar, dinastías familiares como la de Pierre Dubuc de Rivery comenzaron a desarrollar la industria de la caña de azúcar. Durante la segunda mitad del siglo XVII, Martinica se vio envuelta en los conflictos armados que involucraron a los ingleses y a los holandeses en Europa y que tuvieron repercusiones en los territorios coloniales de las potencias europeas en el Caribe. Los ingleses intentaron atacar la isla en 1666 y en 1667 y los holandeses intentaron hacer los mismo en 1674. Los ataques fueron rechazados pero los franceses también se anotaron bajas. Durante esos años Martinica había pasado a ser administrada por la Compañia Francesa de las Indias Occidentales pero en 1674 el edicto fue revocado y la colonia pasó nuevamente a depender de la corona francesa. También fue levantada en el puerto de Fort Royal la ciudadela de Fort Saint Louis. Hacia finales del siglo, Fort Royal era el centro político, administrativo y militar de Martinica mientras que Saint Pierre, que había sido fundada con la llegada de los primeros colonos franceses, permaneció como el centro comercial más importante gracias a las ventajas que ofrecía su puerto. En 1685 fue sancionado en Francia el llamado Código Negro, una legislación inspirada en las ideas del ministro de finanzas francés Jean-Bapiste Colberte. Este conjunto de leyes regulaba el trato de los esclavos africanos y las relaciones económicas y sociales entre estos y sus dueños y terratenientes. Su influencia fue decisiva en la organización económica de las Antillas y en el establecimiento de la industria de la caña de azúcar en las colonias francesas.

LOS CONFLICTOS POLÍTICOS EUROPEOS Y LAS COLONIAS DEL CARIBE

A mediados del siglo XVII estalló la Guerra de los Siete Años, un conflicto armado entre 1756 t 1763 que involucró a la mayoría de las potencias europeas y que enfrentó a los ingleses con los franceses en los territorios que éstos poseían en el continente americano. Como consecuencia de esta guerra, Martinica cayó en manos de los ingleses durante un año en 1762 y volvió a manos francesas luego de la firma del Tratado de París que puso fin al conflicto. La Revolución Francesa estalló en 1789 y puso fin a la monarquía en el país galo. Gracias a ella, en 1792 fue emitido un decreto por la Asamblea Legislativa otorgando la ciudadanía francesa a los descendientes de africanos que habitaban la isla, pero éste tuvo escaso efecto en Martinica. Los ingleses volvieron a ocupar la isla en 1794 hasta el año 1802 cuando fue devuelta a los franceses luego de la firma del Tratado de Amiens y la volvieron a capturar en 1809 durante las Guerras Napoleónicas hasta 1814. Aunque la esclavitud había sido

EN BUSCA DE REPRESENTACIÓN EN EL PARLAMENTO FRANCÉS

En 1870 varios centenares de rebeldes se levantaron contra las autoridades locales. El alzamiento fue sofocado y los líderes principales fueron ejecutados. Un año más tarde, luego del establecimiento de la Tercera República en Francia, Martinica obtuvo por primera vez representación en la Asamblea Nacional francesa.
El comienzo del siglo XX trajo a la isla su mayor desastre natural. El 8 de mayo de 1902, Mont Pelée, un volcán de 1.300 metros de altura entró en erupción y destruyó completamente en unos pocos minutos la ciudad de Saint Pierre, matando a casi la totalidad de sus 29.000 habitantes. Según los registros de la época, solamente sobrevivieron dos personas. Como consecuencia del desastre, el centro administrativo de Martinica fue trasladado a Fort-de-France. Saint Pierre fue reconstruida y tuvo que ser evacuada temporariamente en 1929 cuando el volcán entró nuevamente en actividad. Durante la primera mitad del siglo XX surgieron en la isla varias figuras politicas de relevancia como el escritor Aimé Césaire, quien junto a otros prominentes pensadores nacidos en las colonias francesas del Caribe comenzaron a desarrollar una corriente literaria y de pensamiento que reivindicaba la identidad negra junto con su cultura. Césaire fundó el Partido Progresista de Martinica y apoyó la autonomía de Martinica dentro de Francia.


MARTINICA: DEPARTAMENTO DE ULTRAMAR

En 1946 la Asamblea Nacional Francesa votó por unanimidad el cambio de estado administrativo de la isla, que pasó de ser una colonia Francesa a convertirse en un Departamento de Ultramar, alcanzando así la igualdad administrativa con el resto de los territorios que componen la república francesa. En 1978 fue fundado el MIM o Movimiento para la Independencia de Martinica, una de las fuerzas de mayor relevancia en la política de la isla. Como Departamento de Ultramar, Martinica tiene el cargo de Prefecto, que es el representante del estado francés, y que en la actualidad es ejercido por Ange Mancini y el cargo de Presidente del Consejo Regional, que sirve como cabeza del gobierno y que actualmente es ejercido por Serge Letchimy, miembro del Partido Progresista de Martinica y representante de la isla en la Asamblea Nacional Francesa.
legalmente abolida por los ingleses pocos años antes, no fue sino hasta 1848 que fue efectivamente eliminada en la colonia francesa. A partir de la segunda mitad del siglo XVIII, cuando los antiguos esclavos fueron abandonando las plantaciones de caña de azúcar, comenzaron a llegar a Martinica contingentes de trabajadores provenientes principalmente de la India, de África y de China.

Los Caribes eran una tribu que tenía su origen en la cuenca del Orinoco en el norte del continente sudamericano”