Nombre oficial
Federación de Malasia
Gentilicio
malayos o malasios
Capital:
Putrajaya
Idioma Oficial
malayo
Población
24.385.858 (est. 2010)
Presidente
Najib Tun Razak
Prefijo Internacional
0060
Zona horaria
UTC + 8
Moneda
ringgit
Otros grandes Centros Urbanos
Kuala Lumpur, Johor Bahru, Georgetown, Ipoh, Kuching, y Kota Kinabalu
Superficie
329.750 Km2
Geografía y clima
La mayor parte del territorio se encuentra cubierto por un espeso bosque tropical y el clima predominante es caluros y húmedo
Economía
La agroganadera sigue siendo un sector importante de la economía malaya
Qué ropa usar
fresca y liviana
Tips
Fechas nacionales: 1 de mayo, 5 de junio, 31 de agosto y 16 de septiembre
Sitios imprescindibles
Kuala Lumpur, Malacca, George Town


 
 
HISTORIA
Federación de Malasia :
MALASIA: MOSAICO DE CULTURAS

Para conocer la historia de Malasia es necesario entender su posición geográfica y la influencia que han tenido otras culturas en su propio desarrollo. Malasia es un país ubicado en el Sureste Asiático, cuya posición geográfica estratégica lo ha convertido en un punto de convergencia de influencias comerciales y culturales

ORÍGENES INCIERTOS

La historia de Malasia es poco conocida a causa de la falta de documentos locales y la casi total ausencia de restos arqueológicos. Pero de acuerdo con fuentes chinas, la India fue quien tuvo los primeros contactos con Malasia. Sin embargo, de acuerdo con los restos arqueológicos que se han encontrado en la península malaya, Sabah y Sarawak, se cree que la tribu Semang de los Negritos se estableció en la región, procedente de África hace unos 50.000 años. Con el tiempo se fueron mezclando con otras corrientes migratorias posteriores que procedían de Indochina y el sur de China. Entre ellas, las más importantes fueron las de los Orang Asli. Los aborígenes malayos son más diversos: aunque algunos tienen conexión con el Sudeste Asiático, otros tienen ancestros en Indochina en los tiempos de la glaciación wisconsiense, hace 20.000 años.

Durante siglos, Malasia peninsular no estuvo políticamente unificada sino que estuvo dividida en pequeños reinos y subdividida en estados casi independientes, definidos por valles fluviales: la región se repartió entre los reinos Funan de Camboya, Sriviyaja de Sumatra y Majapahit de Java. La primera mitad del primer milenio, gran parte de la península y de Insulindia estuvieron bajo la influencia de Srivijaya. Estos fueron sucedidos por el reino Ligor en el siglo X.

El estrecho de Malaca ha sido y es el eje de la historia de Malasia. Entre los siglos VII y XIII gran parte de la zona peninsular estuvo bajo control del Imperio srivijaya, originario de Palembang en Sumatra. A continuación, el imperio Majapahit, asentado en la Isla de Java, ejerció una gran influencia sobre lo que hoy constituye el territorio nacional en su conjunto.

Acto seguido, el reino budista de Ligor controló la región. Su rey Chandrabhanu la utilizó para atacar Sri Lanka en el siglo XI. Durante el primer milenio los pueblos peninsulares adoptaron el hinduismo y el budismo, lo mismo con la lengua sánscrita. Más adelante, sin embargo, su población se convirtió mayoritariamente al Islam.

REINO DE MALACA, EJE DEL PODER MALAYO

Alrededor del 1400 d.C., el príncipe Parameswara fundó en el continente el reino de Malaca. Se convirtió al islam, que se expandió por el área a través de los comerciantes de la India, y Malaca se convirtió en un centro para la posterior expansión de la fe musulmana. El reino prosperó y expandió su territorio, hasta que en 1511, los portugueses se establecieron en la región y comenzaron a ejercer presión sobre los reinos locales para lograr concesiones económicas y convertirse en la potencia rectora de la zona. A pesar de la resistencia del sultanato de Aceh, los portugueses establecieron una colonia en tierras malayas luego de aliarse con sus rivales de Johor. Sin embargo, a comienzos del siglo XVII los Johor formaron una alianza con los holandeses para expulsar a los portugueses, con los que antes se habían aliado. Establecidos en Jakarta, los Países Bajos formaron una prospera colonia que desplazó a los lusitanos en el control del comercio de especias que producía la región.

LA EXPANSIÓN INGLESA EN MALASIA

En parte por intereses comerciales, y en parte para frenar el poderío francés en el océano Indico, en el siglo XVIII los británicos comenzaron a expandirse en la región. En 1786 el sultán de Kedah, buscando ayuda contra los siameses, arrendó la isla de Pinang a la Compañía Británica de las Indias Orientales, donde se estableció el asentamiento de Georgetown. En 1819 Thomas Stamford Raffles, representante de la Compañía Británica de las Indias Orientales fundó Singapur y en 1824 Gran Bretaña adquirió Malaca a los holandeses. Singapur, Pinang y Malaca (conocidos en su conjunto como los Asentamientos del Estrecho) pasaron a ser entonces gobernados por los británicos.

Los británicos firmaron una serie de acuerdos en 1874 con los reinos locales mediante los cuales éstos aceptaron la autoridad de la potencia europea a cambio del reconocimiento de sus privilegios locales. El único estado que se mantuvo independiente fue el de Johor, que sostuvo su autonomía hasta el año 1914.

Ante la creciente amenaza del poder naval japonés en la región, los británicos habían construido una gran base naval en Singapur a comienzos de 1930. Pero en 1941, Japón firmó un acuerdo con el gobierno francés que le permitía el establecimiento de bases militares en la Indochina francesa. Eso le permitió posicionarse y prepararse para atacar. El 8 de diciembre de 1941, un día después del ataque a Pearl Harbor, los japoneses iniciaron su ofensiva hacia Malasia desde sus bases en la Indochina francesa. La resistencia de las fuerzas británicas, australianas e indias no fueron suficientes, y la capital Kuala Lumpur cayó el 11 de enero de 1942. Un mes después, las tropas británicas se vieron obligadas a rendirse.

LA INDEPENDENCIA

Los invasores buscaron el apoyo de los grupos nacionalistas locales, que con altibajos apoyaron la presencia nipona. Los comunistas locales, apoyados desde China, presentaron una mayor resistencia apoyados por los chinos. Sin embargo el nacionalismo malayo se desilusionó por la decisión japonesa de transferir los territorios de Kedah, Perlis, Kelantan y Terengganu a Tailandia. La expulsión de los japoneses por parte de los aliados no disminuyó las demandas de los nacionalistas ni de los grupos comunistas, aunados en su reclamo de independencia pero desunidos en el modelo de país que aspiraban para el futuro. En 1946 se formó la Organización Nacional de Malayos Unidos (UMNO) para encabezar la lucha por la independencia de la nación. El Partido Comunista de Malasia se alzó en armas contra los japoneses, y al terminar la guerra continuó la lucha contra los británicos bajo el liderazgo de Chin Peng, actualmente exiliado desde 1960. Los británicos respondieron enérgicamente para reprimir la insurrección, en la guerra que se llamó Emergencia Malaya, que terminó logrando el establecimiento de un estado independiente. El 31 de agosto de 1957 se estableció la Federación Malaya, cuyo primer ministro fue Tunku Abdul Rahman, dirigente del UMNO, miembro dominante de la Alianza. Unos años después, en 1961, propuso una federación panmalaya que comprendiera Malaya, Singapur, Sarawak, Borneo del Norte y Brunei. Sin embargo, aunque el entusiasmo por el proyecto se vio limitado en gran manera a Malaya, todos a excepción de Brunei se unieron en una federación a la que el 16 de septiembre de 1963 se le dio el nuevo nombre de Malaysia.

A principios de la década del sesenta, Malasia se vio involucrado en un conflicto con Indonesia que, bajo la jefatura del presidente Sukarno, se oponía con fuerza a la participación de Sarawak y Sabah y hasta 1966 encabezó una campaña de hostigamiento e incursiones militares. Disturbios raciales en 1969 desembocaron en la declaración del estado de emergencia, y las fuerzas policiales iniciaron una represión a la actividad política y a las libertades civiles.

LA CAPITAL DE LA TECNOLOGÍA

Desde 1970 Malasia estuvo gobernada por la Coalición del Frente Nacional, liderada por la Organización Nacional Unida de los Malayos. Si bien el crecimiento económico ayudó a disminuir el descontento político y social, las libertades civiles nunca fueron restituidas en su totalidad. Los sucesivos gobiernos de la UMNO han promovido el uso de la lengua malaya y llevado a cabo una discriminación positiva sistemática a favor de los musulmanes, medida que causa un gran resentimiento.

En la actualidad, Malasia es sede de numerosas empresas de alta tecnología que utilizan las facilidades impositivas y bajos costos productivos para instalar allí sus plantas de montaje y fabricación. Bajo un fuerte control y accionar estatal, la industria tecnológica le ha permitido lograr importantes niveles de exportación que generan millonarias divisas para el país. Sin embargo, la debacle económica que afectó a los países asiáticos en 1997 arrastró a Malasia y desde entonces el país hace importantes esfuerzos por recuperarse.

Malasia: mosaico de culturas”