Nombre oficial
Jamaica
Gentilicio
Jamaiquino, -na Jamaicano, -na
Capital:
Kingston
Idioma Oficial
Inglés
Población
2.900.000 (est. 2012)
Presidente
Gobernador General: Patrick Allen Primera Ministra: Portia Simpson-Miller
Prefijo Internacional
+1876
Zona horaria
UTC-5
Moneda
Dólar jamaiquino
Otros grandes Centros Urbanos
Spanish Town, Portmore, Montego Bay, Mandeville
Superficie
10.991 km2
Geografía y clima
Jamaica es una isla con tres regiones geográficas. Al oeste, varios cordones montañosos que rondan los 2 mil metros de altura; un macizo central de roca caliza; y llanuras costeras con las mejores playas en el norte de la isla. El clima es tropical con estación seca y temperaturas constantes durante todo el año, entre los 25 °C y los 30 °C en la costa, y entre los 15 °C y los 22 °C en el interior del macizo central. Las lluvias ocurren entre mayo y octubre, alcanzando los 5 mil milímetros anuales en el norte del país
Economía
Cultivos tropicales como la caña de azúcar, la banana, el café y los cítricos. Una importante industria del turismo con cerca de 3 millones de visitantes anuales. Jamaica es productora de ron y derivados de la caña de azúcar.
Qué ropa usar
Ropa liviana de algodón y mangas largas. Abrigo liviano en el centro de la isla y las montañas. Paraguas o protección para la lluvia entre los meses de mayo y octubre.
Tips
Día de la Indepedencia: 6 de agosto
Sitios imprescindibles
Montego Bay, Ocho Ríos, Blue Mountains, Negril


 
 
HISTORIA
Jamaica:
Jamaica - HISTORIA

Desde la llegada de los españoles, que la consideraban uno de los sitios más bellos de las Indias, hasta ser la cuna del reggae, uno de los ritmos más famosos del planeta, Jamaica ha deslumbrado a todo el que pisara su territorio. La amabilidad de la población, sumada a sus playas paradisíacas, la hicieron destino de escritores, músicos, y poetas. Hoy es uno de los destinos favoritos de los grandes cruceros que surcan el Caribe.

LA LLEGADA DE LOS ESPAÑOLES

La isla de Jamaica fue descubierta por los españoles en 1494, durante el segundo viaje de Cristóbal Colón al continente americano. Jamaica, que es la tercer isla en tamaño en el mar Caribe, luego de Cuba y de La Española, estaba habitada desde la antigüedad por los Taínos, un pueblo perteneciente a la etnia de los arahuacos. Éstos llegaron a las islas del Caribe provenientes de las costas del norte de Sudamérica, probablemente de la desembocadura del Orinoco en Venezuela, y luego de atravesar las Antillas arribaron en sucesivas oleadas inmigratorias durante el primer milenio de nuestra era. Aunque los taínos no dejaron registros escritos de su cultura -los pocos que hay son los relatados por los españoles- sí se han encontrado gran cantidad de objetos, desde la región occidental de Negril, hasta Priestman´s River, en el extremo opuesto de la isla. Los hallazgos, que generalmente no se encontraban demasiado alejados de la costa, indican que los nativos obtenían sus alimentos mayormente del mar y su estilo de vida estaba fuertemente relacionado con él. El primer asentamiento en la isla fue Sevilla la Nueva, y fue levantado por el español Juan de Esquivel en la costa norte en 1509. En 1534, el sucesor de Esquivel en el gobierno de Jamaica, llamada Santiago por los españoles, fundó un nuevo pueblo al que llamó Villa de la Vega, que con el tiempo pasaría a llamarse Spanish Town y funcionaría como capital de Jamaica hasta finales del siglo XIX, cuando fue trasladada a la actual ciudad de Kingston. Durante los años de gobierno español, los nativos taínos casi desaparecieron por completo de la isla. Las enfermedades traídas por los españoles, sumado al trabajo esclavo y a los suicidios cometidos por los mismos nativos para escapar de la explotación española, llevaron a que, en 1598, el gobernador Fernando Melgarejo sugiriera la creación de una reserva donde los nativos pudieran tener sus cultivos y vivir según sus costumbres. Tan pronto como los españoles comenzaron la colonización de las islas del Caribe, fueron objeto de los ataques de piratas y corsarios en sus costas. Los franceses fueron los primeros en atacar Jamaica, y a éstos los siguieron los holandeses, los italianos, los portugueses y los ingleses. Los ingleses atacaron la isla en varias oportunidades. En el año 1596, el almirante Anthony Shirley saqueó e incendió Villa de la Vega, que fue reconstruida y atacada nuevamente en 1635 por el inglés Jackson.

JAMAICA BAJO EL DOMINIO INGLÉS

Finalmente, en 1655 una expedición inglesa al mando de los almirantes William Penn y Robert Venables logró capturar Jamaica y forzar a los españoles a abandonar la isla. El Tratado de Madrid, firmado entre los españoles y los ingleses en 1670, les concedió a Inglaterra el control formal de Jamaica y las Islas Caimán, delimitando las áreas de influencia de las dos potencias en el Caribe. Cuando los españoles dejaron Jamaica, varios de los africanos esclavizados huyeron hacia el interior de la isla, se mezclaron con los taínos y formaron comunidades libres. Fueron conocidos como maroons y llegaron a controlar grandes porciones del territorio jamaiquino. Los grupos de maroons más importantes fueron los de Leeward y los de Windward. En el siglo XVII, entraron en conflicto dos veces con los ingleses en lo que fueron conocidas como la primera y la segunda guerras de los maroons, que ocurrieron en los años 1731 y 1795. En el siglo XVIII, varios de ellos fueron deportados a Nova Scotia, en el actual Canadá, y a Sierra Leona, en África, y hoy viven en Jamaica manteniendo una fuerte identidad cultural.

 

 

LA POTENCIA AZUCARERA

Durante el transcurso del siglo XVIII, Jamaica se convirtió en el mayor productor mundial de azúcar y aunque políticamente el territorio dependía de la corona británica, que estaba representada por un gobernador, la administración se repartía entre éste y una Asamblea Legislativa que estaba compuesta por miembros de la aristocracia local. Los trabajos en los campos de caña de azúcar estaban en manos de esclavos llevados a Jamaica desde África cuyo número aumentó hasta superar largamente el de los colonos. Los intentos de rebelión fueron varios; el más importante de ellos, la Rebelión Navideña de 1831, liderada por el pastor Bautista Samuel Sharpe, terminó con la muerte de cientos de esclavos en represalia por los perjuicios económicos causados a los dueños de las plantaciones. Aunque la rebelión fue sofocada, las constantes revueltas terminaron por lograr que los ingleses reglamentaran como ley el Acta de Emancipación en el año 1834. Pocos años más tarde Jamaica perdió los beneficios de los que gozaba para exportar azúcar a Gran Bretaña y su economía comenzó a resentirse. Las tensiones entre los trabajadores y los dueños de las plantaciones alcanzaron su punto álgido con la revuelta de Morant Bay, en 1865, que culminó con la disolución de la asamblea legislativa local en 1866, cuando Jamaica quedó enteramente bajo el control inglés. En 1872, la capital fue trasladada a Kingston y el país se organizó administrativamente según el derecho anglosajón. Recién hacia finales de la década de 1880, los ingleses comenzaron a permitir un mayor poder de resolución de los representantes locales en la asamblea legislativa. Con la producción de azúcar limitada desde hacía décadas por las condiciones del comercio con Inglaterra, el cultivo del banano y del café empezó a cobrar importancia en el desarrollo económico de la isla. En la segunda década del siglo XX, comenzó a tomar forma en Jamaica un incipiente movimiento nacionalista entre los afroamericanos jamaiquinos.

 

LA INDEPENDENCIA

El periodista Marcus Mosiah Garvey Jr., fundó en 1914 la Asociación Universal de Desarrollo Negro y la Liga de Comunidades Africanas, conocida como UNIA, una organización pan-africanista que buscaba el retorno a la tierra ancestral de los descendientes de los africanos llevados a América por la fuerza. En 1929, organizó el primer partido político moderno de Jamaica, el Partido Político Popular o PPP, que en su carta fundacional buscaba obtener derechos sociales y laborales para todos los habitantes del territorio. Entre los años 1934 y 1939, las colonias británicas en el Caribe atravesaron un período de disturbios sociales y huelgas que en parte tuvieron que ver con el estado del comercio internacional luego de la Gran Depresión ocurrida a finales de la década de 1920. El precio del azúcar había alcanzado mínimos históricos y las condiciones de los trabajadores en Jamaica empeoraba cada vez más. En 1938, el tesorero de la Unión de Trabajadores de Jamaica, Alexander Bustamante, organizó el sindicato BITU y en 1943 fundó el Partido Laborista Jamaiquino, luego de haber participado en el Partido Nacional Popular, fundado por su primo, Norman Manley, en 1938. En 1944, Jamaica obtuvo una Ley de Sufragio Universal y Bustamante ganó 22 de los 32 escaños en juego. Entre 1958 y 1962, el país se unió a la Federación de las Indias Occidentales, que tuvo su capital en la ciudad de Charaguamas, en la isla de Trinidad, y que agrupaba a las colonias británicas del Caribe. En 1961, un referendo popular apoyó la moción independentista y Jamaica abandonó la federación para declarar su independencia el 6 de agosto de 1962. En las elecciones de ese mismo año, el partido laborista JLP venció a su rival, el PNP o Partido Nacional Popular, y llevó al cargo de Primer Ministro a Bustamante. La Princesa Margarita, hermana de la Reina de Inglaterra, fue la encargada de abrir la sesión inaugural del parlamento jamaiquino y el país se unió a la Mancomunidad de Naciones Británicas o Commonwealth, quedando como estado soberano independiente pero reconociendo como cabeza del estado a la Reina de Inglaterra.

JAMAICA MODERNA

Alexander Bustamante gobernó hasta el año 1967, cuando fue sucedido por Donald Sangster, que solamente ejerció el cargo de primer ministro durante poco menos de dos meses, ya que murió por causas naturales en abril de ese año. Hugh Shearer, que había trabajado con Bustamante desde la década de 1940, fue el tercer jefe de gobierno que pertenecía al JLP. El primer ciclo de gobiernos conservadores había impulsado el crecimiento de la infraestructura del país, sentando las bases de la industria minera y la del turismo, dos de los pilares actuales de la economía jamaiquina. En 1972, llegó al poder, luego de las elecciones, un gobierno de izquierda liderado por Michael Manley, hijo del fundador del Partido Nacional Popular, Norman Manley, quien llevó a cabo una serie de reformas socioeconómicas de importancia, entre ellas la ley de salario mínimo, la de educación gratuita desde la escuela primaria hasta la universidad, y varias medidas para mejorar la distribución de las tierras. Al mismo tiempo, la década de 1970 fue un período caracterizado por un alto nivel de confrontación entre el los miembros del PNP y los del partido laborista de la oposición JLP. En junio de 1976, fue necesario declarar el Estado de Emergencia y fueron convocadas elecciones en diciembre de ese año. El PNP volvió a ser elegido y se mantuvo en el poder hasta 1980, cuando asumió el poder el conservador Edward Seaga, del partido laborista JLP. En las elecciones de 1983, el JLP volvió a ser elegido y se quedó con la totalidad de las 60 bancas que estaban en juego, ya que el partido de la oposición PNP decidió boicotear las elecciones. El PNP volvió al poder en 1989 cuando Manley fue elegido nuevamente como primer ministro. En su segundo ciclo de gobierno, Manley mantuvo una línea más moderada, promoviendo una economía de libre mercado con varias medidas para proveer asistencia social a la población. Manley fue sucedido por Percival James Patterson y luego por Portia Simpson-Miller, la primera mujer en estar a cargo del gobierno, ambos del PNP. El JLP volvió a ejercer el poder en 2007, cuando fue elegido Bruce Golding, pero su partido perdió una vez más en las elecciones de diciembre de 2011, cuando resultó electa nuevamente Portia Simpson-Miller como Primer Ministro, cargo que ejerce en la actualidad.

Aunque los taínos no dejaron registros escritos de su cultura -los pocos que hay son los relatados por los españoles- sí se han encontrado gran cantidad de objetos”