Nombre oficial
Islas Salomón
Gentilicio
Salomonense
Capital:
Honiara
Idioma Oficial
Inglés (oficial), inglés pidgin, y aproximadamente 90 lenguas nativas.
Población
609.900 habitantes estimados en 2014
Presidente
Isabel II
Prefijo Internacional
+677
Zona horaria
UTC+11
Moneda
Dólar de las Islas Salomón (SBD)
Otros grandes Centros Urbanos
Gizo, Auki, Kira y Buala
Superficie
28.900 km2
Geografía y clima
El territorio se divide en nueve provincias, y está conformado por 992 islas, agrupadas en dos archipiélagos. Entre ellas, las de mayor extensión son las de tipo volcánico, están surcadas por pequeños ríos y presentan bosques de vegetación muy densa. El resto son atolones cubiertos de arena y vegetación, con lagunas interiores, en cuyas costas hay arrecifes de coral. Sus picos más altos son las montañas Popomanaseu (2.335 metros) y Makarakomburu (2.310 metros), ambas en la isla de Guadalcanal. El clima es tropical marítimo, con temporada de lluvias y monzones desde noviembre a abril. Anualmente, las lluvias suman entre 3000 y 3500 milímetros. Durante el invierno la humedad, que habitualmente es del 90%, llega a disminuir hasta al 60%. A lo largo del año las temperaturas oscilan entre los 25 y 32 grados Celsius.
Economía
En los últimos años las Islas Salomón han experimentado un crecimiento; sin embargo, el sector público y el privado se ven limitados tanto por cuestiones legales como por la falta de infraestructura. Aproximadamente la mitad del PBI del país se genera en el sector agrícola y en las actividades relacionadas a la pesca. Los cultivos más importantes son la madera, el cacao, el coco, el arroz y las verduras en general, que abastecen el mercado interno y se exportan a China, Australia, Japón y Tailandia principalmente.
Qué ropa usar
A la hora de elegir qué empacar, es necesario no olvidar que Islas Salomón tiene un clima tropical, húmedo y con fuerte presencia de chaparrones. Así, es imprescindible contar con prendas de telas ligeras y colores claros, sombrero e impermeable. En las zonas más altas, la temperatura disminuye, por lo que es recomendable también contar con un abrigo liviano.
Tips
Día de la independencia: 7 de julio
Sitios imprescindibles
-Playas -Las cascadas de Mataniko y Tenaru -Isla de Rennell -Honiara


 
Quieres seguir viajando
 
HISTORIA
Islas Salomón:
Islas Salomón - HISTORIA

Se sabe que la región de Oceanía que comprende a las Islas Salomón, Oceanía Cercana, fue uno de los territorios habitados por el homo erectus. En ese entonces, las islas aún estaban unidas a la plataforma continental por formaciones similares a puentes, lo que facilitaba la circulación entre cada una de ellas.

Primeros pobladores

Algunas investigaciones apuntan que no fue hasta que el hombre pudo desarrollar rudimentarios conocimientos de navegación que los primeros grupos llegaron a lo que actualmente son las Islas Salomón. Los austronesios llegaron a esta parte de Oceanía, provenientes de Nueva Guinea, China y Taiwán aproximadamente hacia el 4.000 a. C., aunque sus asentamientos fueron esporádicos. Son ellos los que introducirán la cultura lapita en las islas hacia el 1.000 a.C., y entre los aportes más importantes se cuentan una variedad de lenguas y nuevas tecnologías agrícolas y marítimas. Esos primeros pobladores se dedicaron a la pesca, así como a una agricultura rudimentaria y a la cría de animales, principalmente cerdos.

 

La llegada de los españoles

 

Una vieja historia inca que hablaba de la existencia de una isla repleta de oro y plata navegando hacia el oeste, sumada a la leyenda de las minas del Rey Salomón están detrás de la primera expedición española que se topó con las islas. En febrero de 1568, Álvaro de Mendaña desembarcó en Santa Isabel, y durante unos meses la expedición que había partido desde Perú recorrió esta y otras islas vecinas buscando riquezas minerales y naturales, regresando a El Callao a mediados de 1569. En 1595 partió al frente de una nueva expedición con el apoyo del virrey de Perú con vistas a la colonización, pero los intentos por establecerse allí fueron rechazados por los pobladores originarios. Mendaña contrajo malaria en las islas, falleciendo poco después. Pese al fracaso de las dos expediciones en la búsqueda de las minas, las islas fueron bautizadas y conservan el mismo nombre hasta el momento, Islas Salomón.

 

Protectorado británico

Luego del fallido intento de colonización español  y durante más de un siglo, Occidente no demostró mayores intereses por la región. Hasta que en 1767, el explorador inglés Philip Carteret, en plena vuelta al mundo, llegó a las Islas Salomón, en lo que se consideró un “redescubrimiento” de las islas. Algunos años más tarde, en 1793, el capitán inglés Matthew Boyd, al mando del Bellona, arribó a dos atolones que registró y bautizó como Rennell y Bellona.

 

Luego de estos dos eventos, la relativa apatía por la región dio lugar a un creciente interés durante el siglo XIX, especialmente debido a las ganancias que proporcionaban la explotación de las plantaciones de las islas, y el tráfico de los habitantes de las mismas como esclavos. Pronto ingleses y alemanes comenzaron una disputa por el territorio. En 1893, Gran Bretaña tomó posesión de las islas del sur y estableció un protectorado cuyas consecuencias inmediatas fueron un aumento en la relación y el tráfico entre los diversos clanes y la introducción de ciertos rasgos de la cultura occidental –por ejemplo, el catolicismo como una de las religiones predominantes mientras que la parte norte del archipiélago quedó bajo jurisdicción alemana. Finalmente, y luego de un período de negociaciones entre ingleses y alemanes, los primeros tomaron posesión formalmente de todas las islas y la situación política se mantuvo más o menos estable, hasta el estallido de la Segunda GuerraLuego del fallido intento de colonización español  y durante más de un siglo, Occidente no demostró mayores intereses por la región. Hasta que en 1767, el explorador inglés Philip Carteret, en plena vuelta al mundo, llegó a las Islas Salomón, en lo que se consideró un “redescubrimiento” de las islas. Algunos años más tarde, en 1793, el capitán inglés Matthew Boyd, al mando del Bellona, arribó a dos atolones que registró y bautizó como Rennell y Bellona.

Luego de estos dos eventos, la relativa apatía por la región dio lugar a un creciente interés durante el siglo XIX, especialmente debido a las ganancias que proporcionaban la explotación de las plantaciones de las islas, y el tráfico de los habitantes de las mismas como esclavos. Pronto ingleses y alemanes comenzaron una disputa por el territorio. En 1893, Gran Bretaña tomó posesión de las islas del sur y estableció un protectorado cuyas consecuencias inmediatas fueron un aumento en la relación y el tráfico entre los diversos clanes y la introducción de ciertos rasgos de la cultura occidental –por ejemplo, el catolicismo como una de las religiones predominantes mientras que la parte norte del archipiélago quedó bajo jurisdicción alemana. Finalmente, y luego de un período de negociaciones entre ingleses y alemanes, los primeros tomaron posesión formalmente de todas las islas y la situación política se mantuvo más o menos estable, hasta el estallido de la Segunda Guerra.

La Segunda Guerra Mundial

 

En enero de 1942, tropas japonesas ocuparon la que hasta entonces era la capital de lo que actualmente es Islas Salomón, Tulagi, así como sus alrededores. Tres meses más tarde, el Ejército Aliado –específicamente tropas estadounidenses– se desplegaron hasta las islas, con la intención de tomar posesión del territorio y destruir la base militar japonesa. En ese marco, tuvieron lugar dos cruentas batallas –entre varias otras, que se extendieron durante tres años–: la del Mar Coral y la de Guadalcanal. Estos enfrentamientos constituyen uno de los capítulos más oscuros de la historia de Islas Salomón: a las numerosas bajas militares (estimadas en 7.000 para los aliados y más de 30.000 para los japoneses), se sumó el fallecimiento de una cantidad indeterminada de salomonenses, así como la destrucción de plantaciones y prácticamente de la totalidad de Tulagi.
Finalizada la Segunda Guerra los británicos retomaron el control sobre las islas, y Honiara, la base de las fuerzas Aliadas, se convirtió en la nueva ciudad capital del archipiélago.

 

La declaración de la Independencia

 

Es en los años siguientes que comenzaron a desarrollarse distintos movimientos guerrilleros de resistencia ante el protectorado británico, cuyos métodos de acción incluían huelgas y llamados a la desobediencia civil. Poco a poco, y si bien los principales guerrilleros fueron siendo encarcelados, el gobierno británico debió ceder ante los reclamos, permitiendo primero la creación de concejos legislativos y ejecutivos en 1960, y diez años más tarde, la creación de un concejo de gobierno. En 1974 se promulgó la Constitución Nacional, que preveía la designación de un Primer Ministro. Finalmente, el 7 de julio de 1978 los salomonenses declararon su independencia, bajo la forma de una monarquía constitucional dentro de la Mancomunidad de Británica de Naciones, con la reina Isabel II de Inglaterra a la cabeza.
El nuevo escenario político supuso una serie de desafíos para la recientemente independizada nación. Durante las siguientes dos décadas, se sucedieron gobiernos nacionales que no pudieron plasmar sus estrategias de crecimiento económico y eso, sumado a los numerosos episodios de corrupción, fue acrecentando el descontento social, llegando incluso a sucederse una guerra civil desde principios hasta mediados de 1999, con un nuevo estallido de violencia al año siguiente. El conflicto comenzó a resolverse con la presencia de ayuda internacional solicitada por el propio gobierno salomonense, que consistió en el envío de tropas desde Australia, Nueva Zelanda y Papúa Nueva Guinea. Ya en el siglo XXI la situación política se estabilizó, y los nuevos desafíos de la conducción del país pasan por resolver los problemas vinculados a la deforestación y la malaria, en mejorar la infraestructura y las condiciones de vida de los habitantes y en responder a los desastres naturales que han afectado la zona, como el terremoto ocurrido en 2007.