Nombre oficial
República de la India
Gentilicio
indios
Capital:
Nueva Delhi
Idioma Oficial
Aunque el hindú es la lengua mas hablada, existen más de 400 idiomas y dialectos locales.
Población
1. 166.079.000 (est. 2010)
Presidente
Pratibha Patil
Prefijo Internacional
0091
Zona horaria
UTC + 5/6
Moneda
Rupia
Otros grandes Centros Urbanos
Bombay, Calcuta, Chennai, Bangalore, Hyderabad, Pune y Kanpur
Superficie
3.287.595 Km2
Geografía y clima
su geografía se desarrolla desde las montanas más altas del mundo en el Himalaya hasta las planicies tropicales del Golfo de Bengala
Economía
El nacionalismo indio dominó la escena política desde tiempos de la independencia
Qué ropa usar
musculosa y sandalias
Tips
Fechas nacionales: 15 de agosto.
Sitios imprescindibles
Nueva Delhi - Taj Mahal - Templo Harmandir Sahib - Calcuta - Bombay - Jaipur - Benarés


 
 
HISTORIA
República de la India:
INDIA: ANTES Y DESPUÉS DE GANDHI
República de la India - HISTORIA

Influida por corrientes musulmanas, colonizada por los intereses económicos ingleses y liberada por Mahatma Gandhi, la India es hoy uno de los países del mundo que cuenta con los mayores niveles de crecimiento. Un país cargado de historia que potencia su futuro.

DEL PALEOLÍTICO A ALEJANDRO MAGNO

Los registros arqueológicos indican que La India está poblada desde tiempos paleolíticos. Las primeras culturas que lograron alcanzar un nivel de desarrollo arquitectónico, religioso y agroganadero de importancia fueron las Harappa y Mohendaro, cerca del año 3.000 AC. De hecho, se las considera como el punto de partida de la cultura india. Esta fue una civilización con un alto desarrollo urbano, que edificaron enormes templos, se dedicaron a la agricultura de regadío y mantuvieron un activo intercambio comercial con pueblos del Golfo Pérsico y Sumeria.

Hacia el 1.200 AC, tras la invasión de los pueblos arios provenientes del oeste, comenzó a estructurarse el sistema social de castas y las principales corrientes religiosas del subcontinente con las culturas védicas, jainista y brahmánica. Los arios introdujeron en la India el caballo, armaduras de hierro y el idioma sánscrito, que se transformaría en la base de la mayoría de las lenguas indias. La civilización que forjaron los arios -que luego se llamó védica- encontró su base en un rígido sistema de castas, en el cual los conquistadores integraban la nobleza dominante.

Pero en el siglo VII AC el rey Darío de Persia invadió el valle del Indo y lo convirtió en una satrapía o provincia de su imperio. Luego llegaron las tropas de alejando Magno, que además de ocupar una parte importante de la India, aportaron la influencia de la cultura helénica y el contacto con las civilizaciones occidentales.

EL DESEMBARCO MUSULMÁN

Hacia el siglo III la mayor parte del territorio se unificó bajo el imperio Gupta, Chalukya y Chola. Fue un momento de esplendor para las ciencias, el arte y la economía indias. Florecieron las artes y se realizaron trabajos eruditos sobre matemática, astronomía y medicina. Es más, fue en esta época cuando se escribió el Kamasutra, célebre tratado sobre el sexo y el amor. Además, durante este período el budismo se difundió y propagó como religión dominante, mientras que el imperio Gupta ocupaba los actuales territorios de Afganistán, Nepal y Bengala. Pero la llegada del islamismo en el siglo VII provocó, como era de esperarse, profundas tensiones entre los seguidores de Mahoma y los budistas e hindúes.

Hacia el año 1.000 de la era cristiana, el imperio Mogol -dinastía de Asia Central fundada por Babur a principios del siglo XVI- sojuzgó al territorio indio y los puso bajo el dominio de Akbar el Grande. En 1296 Ala-ud-din Khalji se autoproclamó Sultán de Delhi y, para 1311, toda India se encontraba bajo el sultanato. Para contrarrestar el poderío musulmán, en 1336 se fundó, con capital en Hampi, el Imperio Vijayanagara, el reino de la alianza hindú. Con el correr del tiempo, varios levantamientos dividieron el imperio y los sultanatos musulmanes formaron una nueva alianza. Pero en 1565 la coalición de sultanatos venció al ejército de Vijayanagar. Por esa razón, el poder sobre la región pasó a gobernantes musulmanes, cuyos reinos luego fueron anexados al Imperio Mogol.

EL DESEMBARCO EUROPEO

En momentos donde la expansión mundial de las potencias europeas era regla, el desembarco en las costas de la India no fue una excepción. La competencia entre las potencias europeas por dominar los mercados indios comenzó en el siglo XV, cuando arribaron las primeras expediciones provenientes de Gran Bretaña, Francia, Holanda y Portugal. En 1498, el navegante portugués Vasco da Gama llegó a la costa occidental de India. Los portugueses hicieron frente a la supremacía árabe en el Mar de Arabia y en el golfo Pérsico, y en 1510 se apoderaron de Goa, ciudad que se convirtió en el centro de su poder comercial y político en la India, que controlaron por cerca de cuatro siglos y medio.

Los intereses económicos eran tan fuertes como los conflictos que se libraron entre las potencias que luchaban por el control de la India. En 1687, la Compañía de las Indias Orientales británica se instaló en Bombay y durante todo el siglo XVIII libró una guerra contra los franceses, a quienes finalmente derrotó en 1784. Fue a partir de ahí que, las tropas de la Compañía, comandadas por Richard Wellesley, emprendieron la conquista constante y metódica del territorio indio. La Compañía de las Indias Orientales fue el órgano por medio del cual los ingleses dominaron el país, que con el paso del tiempo se convirtió en "la joya de la Corona británica", cuya explotación posibilitó el desarrollo de la incipiente Revolución Industrial en el corazón del Reino Unido, al proveer a la industria británica de materias primas baratas, de capital y de un amplio mercado cautivo. Paralelamente a esta explotación, la economía india fue desmantelada. En los sectores de la economía que la India presentaba competencia a Inglaterra, los británicos fueron implacables. Suprimieron la exportación de telas de excelente calidad, realizadas de modo artesanal y doméstico, que representaba un obstáculo para la expansión de la industria textil inglesa. Consecuentemente, la ruina de esta industria –central en la India de aquel entonces- trajo aparejado el empobrecimiento masivo de los campesinos, lo que llevó a que la tierra fue reorganizada bajo el cruel sistema Zamindari, que facilitaba el cobro de impuestos que enriquecían las arcas británicas. Y para completar el cuadro, los campesinos fueron obligados a cambiar su agricultura tradicional por una de productos de exportación acorde a las nuevas necesidades del mundo industrializado (índigo, yute, café y té), lo que generó como resultado severas hambrunas. La clave de la penetración inglesa en la economía y cultura india se encuentra en el trazado de los cientos de miles de kilómetros de ferrocarriles, lo que le permitieron abarcar todo el territorio de manera más eficiente.

Pero la colonización profunda y decisiva de los británicos en India tuvo su inicio en la batalla de Plassey en 1757, luego de derrotar al Nawab Siraj Ud Daulah. El triunfo le permitió a los ingleses ocupar la región de Bengala, que luego se constituyó en un protectorado bajo la administración de la Compañía. Desde ahi los británicos expandieron su influencia hacia otras regiones de la India, a tal punto que en 1850 tenían bajo su dominio la mayor parte del subcontinente indio. Pero en 1857 , una rebelión de soldados indios que prestaban servicio a los británicos, tuvo una consecuencia política directa: El Parlamento británico transfirió el poder político y administrativo de la Compañía a la Corona, lo que la convirtió en la administradora directa de las colonias británicas en aquella región hasta su independencia.

LA INDEPENDENCIA Y UN SÍMBOLO: GANDHI

Gran Bretaña impuso su poderío militar en la India ayudado por un hábil manejo de las disputas entre castas y grupos nacionales. En 1858, la mayor parte de India pasó a ser parte de un virreinato inglés. Es así que bajo el dominio inglés se produjo un fuerte sincretismo entre las culturas locales y las costumbres occidentales, al tiempo que el sistema económico se alienaba con la necesidad de provisión de materias primas de la principal potencia de la Revolución Industrial.

Hacia comienzo del siglo XX, los movimientos independentistas comenzaron a cobrar mayor fuerza. Si bien la India aportó hombres y recursos al esfuerzo británico en la primera y segunda guerras mundiales, al mismo tiempo se forjaba la idea de deshacerse del yugo que implicaba el dominio colonial. El abogado pacifista hindú Mahatma Gandhi (Mohandas Karamchand Gandhi) proponía la resistencia pacífica, las huelgas y la desobediencia civil para desarticular el sistema de obediencia sobre el que se sustentaba el poder británico. Al mismo tiempo, el Congreso Nacional Indio y la Liga Musulmana alentaban diferentes modalidades de lucha política o insurgente para forzar a los británicos a conceder la emancipación india. En 1947, tras un largo y doloroso proceso en donde abundaron las masacres de indios y la cárcel de muchos de sus dirigentes, la colonia obtuvo su independencia. La región central se convirtió en India, mientras que las regiones musulmanas de Pakistán y Bangladesh formaron un estado separado. La partición provocó el éxodo de 8 millones de musulmanes y sijs por un lado y 6 millones de hindúes que pretendían alcanzar las zonas donde eran mayoría en India o Pakistán.

Al menos medio millón de personas de ambos grupos fueron exterminadas por sus adversarios de religión. Esta rivalidad entre musulmanes e hindúes, marcaría una constante tensión entre India y Pakistán, que en los años siguientes daría lugar a enfrentamientos militares esporádicos. También se desatarían frecuentes choques fronterizos con China e incidentes con minorías Siks de Punjab, los tamiles de Sri Lanka y la mayoría musulmana de la región de Cachemira.

LA ACTUALIDAD

La India pasó a formar parte de la comunidad de ex colonias británicas, pero balanceó su política exterior con un acercamiento a los países del Tercer Mundo y una relación excelente con la Unión Soviética. El nacionalismo dominó los años posteriores de la independencia y los planes proteccionistas y asistencialista intentaron con éxito variado combatir la pobreza, el analfabetismo y las condiciones negativas que generaba el sistema de castas. Tras una aguda crisis, en 1991 el estado indio adoptó políticas de corte capitalista que de a poco fueron desarticulando el tradicional intervencionismo estatal en la economía y le dieron inéditos índices de crecimiento sostenido. Los economistas predicen que, al ritmo de crecimiento actual, se estima que hacia el año 2020 India se convertirá en el país más poblado de la Tierra, y en el 2050 en la tercer mayor economía del mundo.

India: antes y después de Gandhi”