Nombre oficial
República Cooperativa de Guyana
Gentilicio
Guyanés, guyanesa
Capital:
Georgetown
Idioma Oficial
Inglés
Población
785.000 (est. 2011)
Presidente
Donald Rabindranauth Ramotar
Prefijo Internacional
+592
Zona horaria
UTC-3
Moneda
Dólar guyanés
Otros grandes Centros Urbanos
Linden, Nueva Ámsterdam, Anna Regina, Bartica.
Superficie
214.970 km2.
Geografía y clima
Guyana tiene una angosta llanura aluvial costera que cubre el 5% del territorio y en la que vive el 90% de la población. Luego, continúa con una región de colinas arenosas cubiertas de bosques que tiene entre 150 y 250 km de ancho, y más hacia el sur una región montañosa con grandes sabanas abiertas. El clima es tropical con temperaturas promedio de 30° Celsius para la máxima y de 23° Celsius para la mínima, estables durante el año. Las precipitaciones son abundantes y ocurren entre los meses de diciembre y febrero, y los de abril y agosto.
Economía
Agricultura de cultivos tropicales como el arroz y la caña de azúcar. Una importante industria minera extractiva basada en la bauxita, la alúmina y el oro.
Qué ropa usar
Ropa liviana de algodón durante todo el año. Ropa de mangas largas para evitar las picaduras de insectos y protección para el sol. Ropa resistente a la lluvia torrencial durante los meses lluviosos.
Tips
Día de la Independencia: 26 de mayo.
Sitios imprescindibles
Reserva Forestal de Iwokrama, Cataratas Kaieteur, Sabana de Rupununi, Shell Beach.


 
 
HISTORIA
República Cooperativa de Guyana:
GUYANA

Hermanada a varias de las antiguas colonias del Caribe por su lengua, e integrada al continente de América del Sur por su ubicación, Guyana alberga una multifacética diversidad cultural. La rica historia de sus antepasados amerindios, las celebraciones religiosas de su comunidad hindú, la gran influencia europea en su arquitectura y la fuerza de la cultura africana son solamente una parte de este bello país. Guyana, cuyo nombre deriva de Guayana, que quiere decir Tierra de Muchas Aguas en el antiguo lenguaje indígena, tiene también un mundo de increíbles paisajes naturales por ser descubierto.

EL MUNDO AMERINDIO

Aunque no se tienen registros de los primeros seres humanos que pisaron las tierras que hoy ocupa Guyana, se sabe que los primeros en llegar fueron descendientes de los nómades que entraron al continente americano provenientes de Asia a través del estrecho de Bering durante la última glaciación, unos 35 mil años atrás. Estos pueblos nómades se extendieron por América hasta las regiones más australes y luego comenzaron a establecerse en todo el territorio americano. A la región del Caribe llegaron dos grandes grupos de indígenas provenientes del interior de América del Sur: los Arawaks, o Arahuacos, y los Caribes. Los Arahuacos se extendieron por las Antillas y eran una tribu pacífica que se dedicaba en pequeña escala a la agricultura, la caza y la pesca. Sus métodos eran rudimentarios pero efectivos. Para la pesca usaban arpones o cazaban grandes mariscos con la mano; para cazar tortugas empleaban un ingenioso sistema con un pez rémora sujeto a una línea que se adhería al caparazón del animal, del que tiraban para arrastrar a la tortuga a la costa. Para la agricultura empleaban el método de tierra arrasada, quemando la vegetación existente para utilizar las cenizas como fertilizante. No solían producir más alimentos que los que necesitaban para el sustento y empleaban una gran cantidad de tiempo para sus rituales religiosos, que incluían ritos de agradecimientos a sus deidades, llamadas zimis. Los Caribes en cambio eran un aguerrido pueblo que, luego de combatir a los Arawak y empujarlos hacia las islas del mar Caribe, se establecieron mayormente en las costas, provenientes la región del delta del río Orinoco. Los Caribes eran expertos navegantes y constructores de canoas con las que se desplazaban por los ríos que desembocan en el Caribe. Podían realizar el canibalismo ritual con sus víctimas y tomaron una gran cantidad de mujeres Arawak cautivas, lo que con el tiempo mezcló algunos de sus caracteres étnicos con los del pueblo Arawak.

LA LLEGADA DE LOS EUROPEOS

Cuando los europeos llegaron a la región de Guyana, había cerca de medio millón de indígenas viviendo allí. Los Arawak la habían llamado Guayana, que significa Tierra de Muchas Aguas, probablemente por la gran cantidad de ríos y humedales que existen en el territorio. El primer europeo en llegar a la por entonces llamada Guayana fue el español Alonso de Ojeda, que había sido enviado por los Reyes Católicos a América pocos años después del primer viaje de Colón. En 1530, llegó a la costa de la antigua Guayana el conquistador Diego de Ordás, que descubrió el río Orinoco en busca de la mítica ciudad de El Dorado. Los españoles fueron colonizando la región y reclamaron para sí la soberanía sobre la Provincia de Guayana, en 1594. Los holandeses provenientes de Zelanda, una de las doce provincias que componen los Países Bajos, levantaron en 1581 sobre la costa del río Pomeroon un puesto de comercio que se mantuvo en pie durante quince años, hasta que fue destruido por españoles e indígenas. El jefe del destacamento, Joost van der Hooge, trasladó el asentamiento a una isla en el río Esequibo y estableció una nueva colonia. Por su estratégica ubicación, el fuerte que levantó Hooge en 1616 fue conocido como Fuerte Kyk-over-al, que en neerlandés significaba que-mira-sobre-todo. En la nueva colonia se desarrollaron plantaciones de algodón, cacao y añil, de donde se obtenía un costoso pigmento para teñir las telas. El fuerte le fue adjudicado a la recientemente formada Compañía Holandesa de las Indias Occidentales o WIC, una organización a la que el gobierno holandés le otorgó el monopolio comercial en la región del Caribe. En 1627, el empresario Abraham van Peere, bajo la autoridad de la WIC, estableció una nueva colonia sobre el río Berbice. Esta colonia permaneció como una propiedad de la familia Van Peere hasta el año 1714. En 1712, los franceses se apoderaron de Berbice y reclamaron el pago de un rescate que fue realizado por los holandeses que volvieron así a adquirir la colonia y, en 1720, fue fundada la Sociedad de Berbice, que a partir de ese momento administró la colonia.

LA COLONIA HOLANDESA

Inicialmente los holandeses pretendían comerciar con el resto de las demás potencias del Caribe pero pronto comenzó a cobrar importancia la producción agrícola. Hacia finales del siglo XVI, los esclavos traídos de África eran una pieza fundamental en la organización económica de la colonia, y sus condiciones de trabajo eran brutales. Varios intentos de rebelión tuvieron lugar entre los siglos XVII y XVIII, el más importante de ellos fue el de febrero de 1763, cuando unos 3 mil esclavos liderados por Cuffy se sublevaron y tomaron el control de la región, obligando a cerca de la mitad de los colonos a huir. La rebelión fue aplastada con la ayuda de tropas francesas e inglesas y Cuffy es considerado hoy como un héroe nacional en Guyana. Buscando expandir sus dominios, para lo que necesitaban nuevos colonos, los holandeses favorecieron la inmigración de ingleses en la región del río Demerara. Este proceso, que comenzó a mediados del siglo XVIII, llevó a que hacia 1760 la población inglesa fuera mayoría en Demerara. En una rápida excursión durante la Cuarta Guerra Anglo-Neerlandesa, los ingleses al mando del Almirante Rodney invadieron los territorios holandeses del Caribe y se apropiaron en 1781 de las colonias de Berbice, Demerara y Esequibo. El intento inglés de ocupar la región se vio frustrado a su vez por los franceses, que en 1782, liderados por el capitán Armand de Kersaint, retomaron las colonias de manos de los ingleses y las devolvieron a los holandeses dos años más tarde, al finalizar el conflicto. Durante el gobierno de los franceses fue levantada en la desembocadura del río Demerara la ciudad de Longchamps. Cuando los holandeses volvieron a tomar el control de la colonia, Longchamps fue rebautizada como Stabroek y comenzó a funcionar como capital. Los acontecimientos políticos en Europa, donde había ocurrido la Revolución Francesa, y las Guerras Napoleónicas, durante las cuales los franceses ocuparon los Países Bajos en 1795, llevaron a los ingleses a declarar la guerra a Francia, y en 1796, con una expedición que partió de Barbados, nuevamente capturaron a las colonias holandesas.

 

LA COLONIA INGLESA

Durante un breve período a comienzos del siglo XIX los holandeses volvieron a tener el control de Berbice, Demerara y Esequibo, pero con la firma del Tratado de Londres de 1814, en el que se resolvieron varias de las diferencias que habían ocasionado los conflictos armados entre ingleses y holandeses, las colonias quedaron oficialmente en manos de Gran Bretaña. Finalmente, en 1831, los ingleses unificaron las tres colonias y las denominaron Guayana Británica. Después de unificar las tres colonias, la necesidad de demarcar los límites territoriales llevó a los ingleses a designar a Robert Schomburgk para realizar la empresa. La demarcación del límite ocasionó un conflicto con Venezuela, que pretendía la soberanía de las tierras al oeste del río Esequibo. La marcación final requirió de la intervención de un tribunal de arbitraje internacional bajo el auspicio de los Estados Unidos, que en 1899 falló a favor de la Guayana Británica, dando por terminado el conflicto hasta 1962, cuando Venezuela volvió a presionar por una nueva solución a la disputa en los foros internacionales. Luego de la abolición de la esclavitud, que significó la libertad para cientos de miles de afro-caribeños, los ingleses enfrentaron una importante falta de mano de obra para sostener las plantaciones. Los antiguos esclavos migraron hacia los pueblos y las ciudades, y algunos consiguieron comprar las plantaciones que los dueños no podían mantener, creando así nuevas comunidades rurales. Hubo un intento de atraer a trabajadores portugueses de Madeira, un territorio portugués en el Océano Atlántico, y en la segunda mitad del siglo XIX llegaron a la Guayana Británica cerca de 15 mil trabajadores chinos que, como los portugueses, luego de algunos años abandonaron las plantaciones y se dedicaron al comercio. Para paliar la falta de mano de obra comenzaron a llegar al territorio trabajadores contratados provenientes de las Indias Orientales. Hacia finales del siglo XIX, la administración política y económica de la colonia estaba a cargo de una Corte de Política que ejercía las funciones legislativas y judiciales bajo la dirección de un Gobernador, una herencia de las antiguas instituciones de la colonia holandesa. En 1928, este sistema fue reemplazado por una nueva constitución colonial y, en 1938, la llamada Comisión Moyne, designada para dar solución a los conflictos civiles y laborales que se habían extendido durante la década de 1930 en las colonias británicas del Caribe, aconsejó llevar a cabo una serie de reformas constitucionales que amplió las posibilidades de voto los habitantes de la colonia.

 

LA ORGANIZACIÓN POLÍTICA MODERNA Y LA INDEPENDENCIA

 En 1953, se estableció un sistema bicameral con cargos electivos y en las elecciones de ese mismo año alcanzó la victoria el Partido Progresista del Pueblo, un partido de izquierda que había sido fundado en 1950. Ante este resultado, el gobierno británico declaró el estado de emergencia y designó a un gobierno interino, pero cuatro años más tarde, en las elecciones de 1957, el PPP volvió a lograr la mayoría de escaños en la legislatura. Para el año 1961, la Guayana Británica logró el autogobierno en sus asuntos internos y una nueva organización constitucional estableció un Consejo de Ministros designado por el Primer Ministro. En las elecciones de 1964, un nuevo gobierno formado por una coalición entre el Congreso Nacional del Pueblo, un partido surgido en 1957 del seno del PPP, y el partido Fuerza Unida, llegó al poder y se puso como fecha para la independencia el 26 de mayo de 1966. La independencia fue aprobada por Londres y a partir de entonces la Guayana Británica se convirtió en Guyana. Forbes Sampson Burnham asumió como Primer Ministro de Guyana independiente por el CNP en 1966 y llevó al país a convertirse en una república cooperativa y a apoyar el Movimiento de Países No Alineados durante la década de 1970. Otras fuerzas políticas como el WPA o Alianza del Pueblo Trabajador comenzaron a surgir, pero el CNP con Burnham se mantuvo en el poder hasta su muerte, en 1985. Lo sucedió el vicepresidente Desmond Hoyte que a partir de ese año modifico algunas de las normas de votación para hacer frente a reclamos de la oposición sobre la limpieza de los comicios y liberó las restricciones vigentes en ese momento a la inversión de capitales privados. En 1992, se realizaron elecciones que fueron reconocidas internacionalmente como justas y libres, y el poder quedó en manos del partido PPP cuando asumió como presidente Cheddi Jagan. El PPP ganó todas las elecciones siguientes. La última de ellas, realizada en 2011, llevó a la presidencia a Donald Rabindranauth Ramotar, actual jefe de estado de Guyana.

Cuando los europeos llegaron a la región de Guyana, había cerca de medio millón de indígenas viviendo allí.”