Nombre oficial
Republica Helénica
Gentilicio
Griegos
Capital:
Atenas
Idioma Oficial
griego
Población
11.260.401 (est. 2010)
Presidente
Karolos Papoulias
Prefijo Internacional
0030
Zona horaria
UTC + 2
Moneda
Euro
Otros grandes Centros Urbanos
Agrinon, Alexandroupolis, Iraklio, Janina, Kavalla, Kerkira, Kozani, Larisa, Patria, Tesalonica, Volos y Xanthi
Superficie
131.990 Km2
Geografía y clima
una región continental y un archipiélago compuesto por 9.000 islas
Economía
la economía griega ha mostrado un gran desarrollo
Qué ropa usar
fresca y liviana
Tips
Fechas nacionales: 25 de marzo y 1 de mayo
Sitios imprescindibles
Atenas - Knossos - Salónica - Corfú


 
 
HISTORIA
Republica Helénica :
GRECIA: LA CUNA DE OCCIDENTE
Republica Helénica  - HISTORIA

Grecia es la tierra natal de uno de los hombres más importantes de la historia, Alejandro Magno. Cuna de los filósofos clásicos del pensamiento occidental. Supo ser la capital de un imperio de magnitudes inalcanzables y hoy intenta recuperarse de la peor crisis económica de su historia.

LA PREHISTORIA DEL IMPERIO

Hacia el año 1950 AC, mientras en la isla griega de Creta comenzaba a desarrollarse la civilización minoica, en el territorio continental se establecía la civilización aquea, que posteriormente asimilaría a los minoicos para formar la cultura micénica. A partir del siglo XV AC comienza la expansión griega y su conquista de los reinos situados en Asia Menor. Dos siglos más tarde, los dóricos tomaron el poder en territorios griegos, favoreciendo la migración de otras tribus de la zona como los aqueos, jonios y eolios a nuevas regiones, hecho que expandió la influencia griega en la región y la formación de ciudades estados entre las que se destacaban Atenas y Esparta.

Entre 743 y 724 AC, Esparta logra imponer su hegemonía sobre otras ciudades persas y se convierte en rectora de la región del Peloponeso. Es en este periodo que las otras ciudades griegas se lanzan a colonizar la región del Mediterráneo y fundan asentamientos desde España al Asia y el Norte de África. El desarrollo comercial y científico le dio a los griegos una importancia superlativa sobre su área de influencia.

El desarrollo de Grecia lo llevó a colisionar con los Persas. A partir del 490 AC comienzan las Guerras Medicas, que tras largos años de batallas finalizan con la victoria griega. El triunfo le dio a las ciudades griegas el predominio sobre el mediterráneo. Fue a partir de ese momento que, organizadas como coalición de ciudades, los estados griegos atravesaron un periodo de esplendor.

ALEJANDRO MAGNO Y SU IMPERIO

En el 334 AC surgió en el reino griego de Macedonia la figura de Alejandro Magno. En los 13 años de su reinado, Alejandro derrotó a los persas y expandió su imperio a Persia, Egipto y Palestina, para llegar luego con su ejército hasta Pakistán. La política de asimilación cultural de los reinos vencidos, por medio de la cual la nueva cultura se fusionaba con las anteriores, llevó la civilización helena a los rincones más distantes del mundo conocido. Pero con la muerte de Alejandro en el año 323 AC, el imperio alejandrino comenzó a desintegrarse por las disputas internas. Esta circunstancia fue aprovechada por el naciente imperio romano para someter a Grecia en el 148 AC y transformarla en la provincia de Acaya.

Pero siglos más tarde, con la caída del imperio romano en el siglo IV, los pueblos eslavos invadieron Grecia y se asentaron en las regiones del interior heleno. Luego irrumpieron los musulmanes, que en el siglo VII tomaron Rodas y Chipre. Para ese momento, Grecia se había cristianizado y formaba parte de los ejércitos que intentaban frenar el avance árabe sobre Europa. Pero además, los gobernantes griegos debían hacer frente a la presión de los búlgaros por el norte y las incursiones de los piratas normandos en su región costera. Mientras tanto, la debilidad de los pequeños feudos griegos era utilizada por los francos para imponer la formación del Imperio Latino de Oriente en el año 1204. Fue entonces que, cuando el imperio bizantino cobró más poder, no le resultó complicado apoderarse de Grecia gracias a las luchas intestinas entre los francos.

LA INVASIÓN TURCA

El establecimiento de los musulmanes en Estambul anunciaba el avance islámico sobre Grecia. En 1303, el rey Andrónico II pidió el auxilio de los almogávares de Aragón para enfrentar el avance turco. Cuando el jefe de las tropas templarias aragonesas, Roger de Flor, fue asesinado durante un banquete, los almogávares desataron su venganza con la destrucción de las principales ciudades griegas. La corona de Aragón se hizo con el control de una parte de Grecia hasta que en 1388 fueron desalojados por los venecianos. En el siglo XV el imperio otomano lanzó una ofensiva militar y se apoderó de Grecia.

La ocupación turca duró tres siglos y la resistencia fomentó el nacimiento del sentimiento nacionalista entre los griegos. Fue esa lucha política la que fraguó la idea de recuperar la independencia. En 1820, comenzó la revuelta independentista más fuerte. En apenas dos años y merced al debilitamiento de los otomanos que hacían frente a diversos compromisos militares en su imperio, los griegos lograron la victoria. El apoyo de Francia, Inglaterra y Rusia a los rebeldes fue fundamental para la derrota otomana y la proclamación de la independencia del reino heleno en 1822.

En 1826, el imperio otomano regresó a Grecia y en 1826 volvió a ocuparla con sus tropas. Esta vez, la presión de las otras potencias europeas fue suficiente para lograr el retiro de los turcos y la proclamación de la emancipación del país bajo la tutela otomana. En 1829, el Tratado de Adrianópolis y el posterior protocolo de Tesalia de 1830 le dieron libertad completa a los griegos.

En 1833, el hijo del rey de Baviera asumió la corona griega con el nombre de Otón I. la decisión de las potencias de apoyar la creación de un reinado no fue del agrado de los republicanos griegos. Los excesos autoritarios del monarca provocaron una rebelión en 1843. Para frenar el descontento, el rey aprobó una Constitución y la creación de instituciones para repartir algo del poder a los sectores políticos republicanos. Sin embargo, la oposición al sistema feudal fue en aumento y la fuerza que ejercieron los grupos armados obligó al rey a abdicar en 1862. Fue reemplazado por Jorge I, perteneciente a la nobleza dinamarquesa. Atento a la experiencia de su predecesor, el rey aprobó en 1864 una nueva Constitución que limitaba su poder, pero le garantizaba el control sobre los sectores republicanos.

GRECIA EN LAS GUERRAS

En 1912 estalló la Guerra de los Balcanes durante la cual Grecia, aliada a Bulgaria, Serbia, Rumania y Montenegro, obtuvo una importante victoria contra los turcos y le significó una importante ganancia territorial. La turbulencia provocada por la guerra fue aprovechada por los republicanos liderados por el primer ministro Elefherios Venizelos para obligar al rey Constantino I a abdicar en junio de 1917. El monarca era pariente del emperador alemán, de manera que los aliados apoyaron el golpe que llevaron adelante los seguidores de Venizelos para prevenir que Grecia se sumara al bando adversario. La corona griega fue asumida por el hijo del rey derrocado, Alejandro I, quien no tardó en sumarse al bando aliado. Con la victoria aliada, Grecia obtuvo aún mayores territorios a expensas de los turcos, aliados de los alemanes durante la conflagración.

En octubre de 1923, los sectores monárquicos griegos liderados por Ioannis Metaxas intentaron llevar adelante un golpe de estado para frenar el avance de los republicanos. Su fracaso obligó al rey Jorge II a abdicar y en abril del año siguiente un plebiscito popular aprobó la adopción de una forma de gobierno republicana. Luego de un periodo de inestabilidad, los monárquicos dieron un golpe de estado y restablecieron a Jorge II en la corona en 1935. El rey dio plenos poderes a Ioannis Metaxas, que estableció un estado de corte fascista caracterizado por la persecución violenta de la oposición y la ausencia de libertades públicas.

Al estallar la Primera Guerra Mundial, Grecia se unió al bando aliado por decisión del rey Jorge II. En abril de 1941, tropas italianas y alemanes ocuparon Grecia. El monarca heleno huyó hacia Egipto y formó un gobierno en el exilio. Mientras una parte de la dirigencia colaboraba con los ocupantes, otros se organizaron como fuerza de guerrillas para enfrentar a los invasores. Los partisanos se dividían en facciones comunistas, monárquicas y republicanas, que al retirarse los alemanes en 1944 sumergieron a Grecia en una confusa guerra civil.

Con el regreso de Jorge II, las fuerzas comunistas agrupadas bajo la sigla ELOS, anunciaron su decisión de continuar la lucha armada y su deseo de crear un estado socialista griego. Durante seis años resistieron en el interior montañoso, en donde crearon el “Estado de Grecia Libre” con apoyo encubierto de los soviéticos. Hacia 1950, las fuerzas del gobierno lograron derrotar a las últimas fuerzas comunistas gracias a la copiosa asistencia militar de las potencias occidentales. Al año siguiente, Grecia se sumó a la OTAN.

DE LA POSGUERRA A LA CRISIS DEL SIGLO XXI

El 21 de abril de 1967, la crítica situación económica desembocó en un golpe de estado militar encabezado por el coronel Georgios Papadopoulus. Le siguieron años de feroz represión política, dirigida especialmente contra los grupos comunistas y monárquicos. En 1973, el rey tuvo que exiliarse en Roma y en los meses siguientes los militares llamaron a un plebiscito, que resultó con el triunfo de los sectores que apoyaban el fin de la monarquía y la adopción de un sistema republicano.

Un nuevo golpe de estado el 25 de noviembre de 1973 llevó al poder a Constantinos Karamanlís, que comenzó un lento receso de restauración de las libertades individuales, seriamente afectadas por los años de dictaduras y represión. En los años siguientes, Grecia logró recuperar el sistema democrático y la libertad de los presos políticos.

En 1974, estalló una crisis cuando las tropas de Turquía desembarcaron en Chipre para apoyar los intentos de la población de ese origen para imponerse sobre la comunidad griega. Grecia intentó que la OTAN obligara a Turquía a abandonar la Islam, y ante la negativa de esa organización de mediar entre dos de sus integrantes, Atenas decidió dejar la alianza occidental. En 1981 Grecia regresó al seno de la OTAN y se incorporó al proceso de integración europea. Los años siguientes fueron testigos del resurgimiento económico de Grecia y de un clima político que, en promedio, fue mucho más estable que en años precedentes.

En 2010, Grecia se sumergió en la más profunda crisis económica de su historia reciente. Un enorme déficit público acumulado disparó una crisis financiera sin precedentes. La caída de la actividad económica y el recorte del gasto estatal provocaron huelgas y manifestaciones populares masivas y violentas. La asistencia financiera de la Unión Europea trajo consigo algo de calma, pero obligó al gobierno griego a asumir una serie de duros compromisos financieros y austeridad en las cuentas públicas.

Grecia: La cuna de Occidente”