Nombre oficial
Reino de España
Gentilicio
españoles
Capital:
Madrid
Idioma Oficial
castellano
Población
46.951.532 (est. 2010)
Presidente
José Luis Rodríguez Zapatero
Prefijo Internacional
0034
Zona horaria
UTC + 1
Moneda
Euro
Otros grandes Centros Urbanos
Barcelona, Valencia, Alicante, Sevilla, Málaga, Murcia, Cádiz, Zaragoza y Valladolid
Superficie
504.645 Km2
Geografía y clima
La mayor parte del territorio está ocupado por la meseta central
Economía
España posee una economía capitalista de gran desarrollo
Qué ropa usar
abrigo en período invernal
Tips
Fechas nacionales: 1 de mayo, 12 de octubre y 6 de diciembre.
Sitios imprescindibles
Madrid - Barcelona - Granada - Toledo - Valencia - Sevilla


 
 
HISTORIA
Reino de España :
ESPAÑA: MADRE DE PATRIAS
Reino de España  - HISTORIA

Cuna del descubrimiento de América, España es un país rico en diversidades gracias a las distintas corrientes que influyeron en su cultura. De ser uno de los imperios más grandes del mundo, a sufrir una sangrienta civil que costó la vida a miles de hermanos, España nunca deja de ser una opción obligada a la hora de conocer nuevos destinos.

LOS PUEBLOS IBEROS

Los rastros más antiguos de la presencia humana en España fueron encontrados en las cuevas de Cova Negra y Pinar, y datan de un periodo cercano a los 30.000 a 50.000 AC.
Iberos fue el nombre que los griegos dieron a los habitantes originarios de la Península Ibérica. Se trataba de diversos pueblos diferenciados. Evidencias arqueológicas, antropológicas y genéticas estiman que llegaron a la península en el periodo Neolítico (5000-3000 años a.C.). Hay corrientes que estiman que procedían de las regiones mediterráneas situadas más al este y otras que consideran que formaban parte de los habitantes originales de Europa occidental (Irlanda, Gran Bretaña y Francia), los creadores de la gran cultura megalítica sobre la que tantas muestras se conservan aún en España.
Una de las evidencias del desarrollo cultural más fuerte de los íberos se encuentra en su lengua y en la importante cantidad de textos que se han encontrado. Y entre los íberos, la historia señala a los tartesios y a sus descendientes turdetanos y túrdulos como los más cultos y desarrollados de entre ellos. Efectivamente la civilización de Tartessos fue la primera que se conoció en la Europa Occidental.
En el año 1.104 AC los fenicios comenzaron a fundar establecimientos en la costa ibérica, que luego serían las ciudades de Huelva, Cádiz, Málaga y Almería. Los griegos fundaron también Rhodes, Akra Leuka y Emprorion en las actuales provincias de Cataluña y Alicante. En el año 219 AC, los cartagineses al mando del general Aníbal, invadieron España desde el norte de África y avanzaron a través de los Pirineos para atacar a Roma. En el camino a su batalla, fundaron Cartagena e Ibiza. Pero una vez derrotados los cartagineses, los romanos avanzaron sobre España en el año 206 AC. Durante los siguientes siglos la península ibérica fue una provincia romana y su cultura homogeneizó a las diferentes identidades de la región.

DE LA LLEGADA DE LOS MUSULMANES A LA RECONQUISTA

En el año 409 los vándalos, suevos y alanos invadieron la península. En el año 412 fueron desplazados por los visigodos que unos años antes habían establecido el centro de su reino en Toulouse, Francia. Desalojados a su vez por los francos, los visigodos se hicieron fuertes en Toledo. A partir de ese momento, España se convirtió en un mosaico de pequeños poderes locales que convivían mediante alianzas cruzadas y ocasionales enfrentamientos. La conversión del rey godo Recaredo al cristianismo en el 587 favoreció la homogenización religiosa y cultural de las comunidades residuales romanas y godas.

En 711 España es invadida desde el sur por los ejércitos musulmanes. La derrota goda en la batalla de Guadalete inició la ocupación de la península, que pasó a formar parte del imperio musulmán bajo el nombre Al-Andalus, cuya capital se instaló en Córdoba. La resistencia cristiana quedó reducida a algunos pequeños reinos confinados en el norte de España y en los siglos siguientes la cultura árabe se mezcló con las tradiciones locales para crear una cultura propia y distintiva. En el siglo XI el califato de Al-Andalus comenzó a desintegrarse en una cantidad de reinos menores denominados “taifas” y las disputas permitieron que los cristianos lograran sus primeras victorias sobre los musulmanes. La Reconquista fue un proceso de siglos durante los cuales los ejércitos católicos fueron ganando terreno hasta arrinconar a los musulmanes en el reino sureño de Granada.

EL DESCUBRIMIENTO DE NUEVAS TIERRAS

En 1492 las tropas de Castilla y Aragón tomaron la ciudad de Granada. Ese mismo año, los reyes católicos decretaron la conversión forzada de los judíos y musulmanes y la expulsión de los que se negaron a acatar la orden. El 12 de agosto, una expedición financiada por las coronas católicas y liderada por Cristóbal Colón descubrió América.

La conjunción de estos elementos dio inicio al periodo de esplendor de España, que rubricó con las riquezas americanas su política de alianzas con otras coronas, permitiéndole multiplicar los territorios coloniales y convertirse en la potencia predominante de la época. Pero también fue un periodo de intolerancia durante la cual el Santo Oficio, una policía de costumbres dependiente de la Corona y obediente a los preceptos morales del Vaticano, persiguió y favoreció la tortura y asesinato de miles de personas sospechosas de ser judíos, musulmanes, de practicar la brujería o simplemente acusados de no respetar las rígidas reglas de la época.

En 1580, el matrimonio entre los herederos de las coronas de España y Portugal unificó el territorio de ambas naciones, unión que duraría hasta 1640. Entre 1701 y 1713 el conflicto de intereses entre las diferentes casa reales involucradas en el proceso de heredad de la península llevó a la Guerra de la Sucesión Española. España fue derrotada por una coalición de ingleses, portugueses, holandeses y austríacos. La Casa de Borbón accedió al trono, pero a costa de perder numerosas posesiones en Europa, incluyendo el control sobre Gibraltar y Menorca, que fueron cedidos a Inglaterra.

DEL GRAN IMPERIO A LA DECADENCIA

A partir de entonces se dio comienzo a una lenta y definitiva decadencia de España. En 1805, su flota marítima fue destruida por los ingleses en Trafalgar, lo que desembocó en la pérdida de su dominio naval. En las colonias americanas, los movimientos independentistas iniciaron el proceso de autonomía de las posesiones de ultramar en medio de convulsiones y costosas batallas. En 1808 las tropas francesas de Napoleón Bonaparte invadieron España y apresaron al rey Fernando VII. En su lugar, colocaron a José I, hermano del emperador francés. La guerra de guerrilla protagonizada por el pueblo español y un ejército formado con apoyo británico desgastaron a las tropas invasoras y provocaron su retiro definitivo el 11 de diciembre de 1813.

Al terminar la época de convulsiones y luchas contra invasores e independentistas americanos, España apenas retenía Cuba y Puerto Rico. Era lo poco que quedaba de un imperio otrora magnifico. El descontento y la influencia de las ideas de la ilustración favorecieron, entonces, la instalación de una monarquía parlamentaria. Y para concluir una etapa, el conflicto que estalló con Estados Unidos en 1899, finalizó con la derrota hispana y la entrega de sus últimas posesiones americanas y de las colonias de Filipinas y Guam en Australasia.

En los años siguientes España se involucró en nuevos conflictos armados y se sumergió en una severa crisis económica. El 13 de septiembre de 1923 el general Primo de Ribera estableció una dictadura militar caracterizada por la feroz represión policial y cultural en el marco de un creciente aislamiento internacional del país. Finalizada la dictadura de Primo de Ribera, en las elecciones municipales del 12 de abril de 1931, los partidos socialistas, sin lograr la mayoría, lograron un importante avance en su posición política. Pero el clima político se enrareció ante el reclamo de la izquierda para que diera fina a la monarquía. El rey Alfonso XIII huyó de España y el 14 de abril de 1931 se proclamó la II Republica. En las elecciones de 1936, la izquierda obtuvo un triunfo considerable que reafirmó la intención de profundizar las reformas socialistas.

DE LA GUERRA CIVIL A LA ACTUALIDAD

El 17 de julio de 1936 las guarniciones africanas se sublevaron y sus tropas lanzaron una ofensiva contra el territorio europeo. Con el apoyo de los regímenes fascistas de Alemania e Italia, el general Francisco Franco se proclamó presidente de la republica rebelde. Este acto dio inicio a La Guerra Civil Española, que fue tan larga como sangrienta. Se estima que unas 5.000 personas murieron a causa de la guerra y una cantidad similar se vieron forzados al exilio. En 1939, las fuerzas nacionalistas lograban derrotar a los últimos bastiones republicanos y comenzaba a una larga dictadura. En tiempos de Franco, España regresó al oscurantismo y el aislamiento. En 1969 se reinstauró la monarquía cuando el rey Juan Carlos de Borbón, nieto de Alfonso XIII, asumió el trono de España. Aunque con poder muy limitado, el nuevo monarca contrapesaba el poder omnímodo de Franco El 20 de noviembre de 1975 murió el presidente Franco y las fuerzas políticas se reunieron en torno al rey para planear una transición ordenada en torno a un sistema de monarquía parlamentaria. Los Pactos de la Moncloa firmados el 27 de octubre de 1977 permitieron que en los años siguientes España lograra estabilidad política y económica, sólo interrumpida por los atentados de la organización separatista vasca ETA y un fallido intento de golpe de estado en 1981. Ese mismo año España se integró a la OTAN y en 1986 se incorporó a la Unión Europea. Durante las décadas que siguieron, España atravesó una gran prosperidad económica y un proceso de liberalización de sus costumbres. Los últimos años de España estuvieron signados por el brutal atentado de la red Al Qaeda en la estación ferroviaria de Atocha el 11 de marzo de 2007 y, más recientemente, por una severa crisis económica que llevó el desempleo a un nivel sin precedentes.

España: Madre de Patrias”