Nombre oficial
Emiratos Árabes Unidos
Gentilicio
Emiratounidenses. También se usan gentilicios para algunos emiratos, tales como abudabíes para Abu Dhabi y dubaitíes o dubaianos para Dubai.
Capital:
Abu Dhabi
Idioma Oficial
árabe
Población
4.975.000 (est. 2010)
Presidente
Abu Dabi
Prefijo Internacional
00971
Zona horaria
UTC + 4
Moneda
Dirham
Otros grandes Centros Urbanos
Dubai, Al Ain, Sharjah, Ras al Khaimah
Superficie
83.600 Km2
Geografía y clima
región caracterizada por el clima caluroso y seco
Economía
primordialmente de la producción y exportación de petróleo y gas natural
Qué ropa usar
musculosa y sandalias
Tips
Fechas nacionales: 6 de agosto y 2 de diciembre
Sitios imprescindibles
Abu Dhabi - Dubai - Oasis de Al Ain - Al Bitnah - Fujairah - Sarjah


 
 
HISTORIA
Emiratos Árabes Unidos:
EMIRATOS ÁRABES: EL OASIS DEL PASADO Y EL FUTURO
Emiratos Árabes Unidos - HISTORIA

La historia de los Emiratos Árabes Unidos cuenta con las características que permiten hablar de un país moderno. De hecho, alcanzó su independencia recién en 1971. Su conformación social presenta una gran dualidad entre el pasado tradicional y la modernidad más absoluta, consecuencia directa de las extraordinarias riquezas generadas por el petróleo en toda la región.

DE LA PREHISTORIA AL IMPERIO OTOMANO

Los primeros registros históricos indican la presencia de comunidades humanas en la región desde el año 3.000 AC, pertenecientes a la cultura Umm Al Nar. Mientras tanto, hacia el siglo XV la mayor parte del mundo musulmán y todos los pueblos que hablaban árabe
Habían quedado bajo la influencia del Imperio Otomano, excepto Sudán, Marruecos y algunas zonas de la Península Arábiga. De hecho, el territorio que actualmente ocupan los Emiratos Árabes Unidos quedó excluido hasta el S. XIX de los acontecimientos internacionales y al desarrollo de los países que se encontraban a su alrededor.

La población se dividía en beduinos, que eran nómadas, y los hadar, sedentarios. Los
beduinos representaban un 10% de la población y vivían principalmente en el interior del país; su principal actividad económica se basaba en el pastoreo con camellos y cabras, y migraban según sus propias necesidades. Los hadar, en cambio, residían en las costas, en las zonas rurales y en los oasis; se dedicaban principalmente a la agricultura y a la pesca, y a la recolección tanto de frutos como de perlas en el mar.
Sin embargo, la habilidad de este pueblo como navegantes y el hecho de encontrarse en un punto clave de paso de las rutas comerciales entre Oriente y Occidente, hizo que los mares y las costas de los futuros EAU fueran un caldo de cultivo para los piratas y que fuera conocida, justamente, como Costa de los Piratas.
En 1498 los portugueses fundaron algunos asentamientos costeros con fines comerciales y ocuparon la ciudad de Julfar. Permanecieron en la región hasta 1633 y estos enclaves fueron cruciales para sostener las rutas de comercio hacia el Oriente y llevar la influencia europea a las tribus beduinas de la zona.
 

LA INFLUENCIA BRITÁNICA

El siglo XIX aporta dos acontecimientos claves que modificarían de plano la realidad de la península arábiga: la decadencia definitiva del Imperio Otomano y el auge del colonialismo europeo. Luego de la derrota de Napoleón y la caída del imperio francés, en 1815, Inglaterra se convierte en la nueva potencia mundial. El reino inglés había perdido sus colonias en América del Norte que, luego de haberse independizado, formaron los Estados Unidos de América. Por lo tanto, la atención británica se enfocó en esos momentos en Asia y Oriente Medio. En los primeros años del S. XIX, la India quedó de facto bajo dominio británico, lo cual dio un giro a las relaciones comerciales y políticas de todos los países de la zona ya que, desde ese momento, el objetivo prioritario de Inglaterra era conservar su dominio sobre la India y explotar libremente sus riquezas. Debido a que Gran Bretaña llevó a cabo una colonización de tipo comercial, logró dominar el comercio mundial que se llevaba a cabo principalmente vía mar sin el uso de la fuerz.
Las rutas comerciales que conectaban Europa con el resto del mundo se vieron afectadas por la política de Gran Bretaña que buscaba por todos los medios asegurarse unas comunicaciones seguras y rápidas entre la metrópoli y sus colonias.
En el marco de la expansión británica, cobró importancia la zona que actualmente se denomina Emiratos Árabes Unidos. Su posición estratégica en el mar Arábigo, entre el Golfo Arábigo y el Golfo de Omán, y su cercanía con India, así como sus recursos naturales, hicieron que Gran Bretaña se interesara especialmente por este enclave que hasta el momento había pasado desapercibido y había quedado aislado del devenir internacional.
Ya en el siglo XIX, los clanes de Qawassim y Ras al Khaimah habían logrado una posición predominante en la región. Los británicos, que ansiaban controlar el tránsito estratégico por el Golfo Pérsico y desalentar la llegada de los franceses, se aliaron a la tribu de Al Busaid e intentaron imponer el control de esta tribu sobre otras que pretendían sostener su autonomía.
El resultado fue una serie de conflictos entre los británicos y la tribu de Qawassim. Entre 1805 y 1811, los buques de Qawassim obstaculizaron el paso de las naves inglesas y provocaron una serie de ofensivas británicas sobre los puertos locales. Tras una larga campaña naval y con la ayuda de los Al Busaid, los británicos destruyeron la flota adversaria y sus bases.
Derrotado el clan de Qawassim en 1820, los británicos impusieron a las nueve tribus que habitaban la región un acuerdo de paz que finalizaba los ataques contra los buques de ese país y colocaba a la zona bajo la protección militar inglesa. En 1853, el acuerdo fue ampliado mediante un Tratado Perpetuo de Paz y la presencia militar permanente del Reino Unido. Es en este periodo que la confederación de emiratos comienza a ser conocida como Estados de la Tregua.
El comercio de perlas y la pesca sostuvieron las economías locales en niveles cercanos a la subsistencia. La caída de los precios de las perlas en el comienzo del siglo XX fue un duro golpe para los emiratos. Recién en 1939, los emiratos de Abu Dhabi y Sharja entregaron las primeras licencias de exploración a compañías extranjeras y el flujo de divisas comenzó a llegar a las necesitadas economías luego que fuera descubierto el yacimiento Reimer en 1958. En 1962 partió desde Abu Dhabi la primera exportación de crudo y desde entonces los Emiratos se transformaron en uno de los principales productores de petróleo del mundo.
 

AIRES DE INDEPENDENCIA

En febrero de 1968, los jeques anunciaron su intención de formar una Federación de Emiratos del Golfo Pérsico integrado por ocho emiratos, incluyendo a Bahrain y Qatar. El 2 de diciembre de 1971, con la excepción de Qatar y Bahrain que decidieron formar estados separados, las seis coronas restantes de la Federación se declararon independientes. Bajo el nuevo nombre de Emiratos Árabes Unidos, la nueva nación sumó el 11 de febrero de 1972 al emirato de Ras Al Khaimah para alcanzar su actual estructura. Un consejo supremo formado por representantes de todos los emiratos y el poder distribuido entre el presiente y el Primer Ministro han permitido a los Emiratos mantener una larga estabilidad política y desarrollarse hasta alcanzar uno de los niveles de vida más elevados del planeta. En la actualidad, Emiratos Árabes Unidos está formado por siete emiratos: Abu Dhabi, Ajmān, Dubai, Fujairah, Ras al-Khaimah, Sharjah, y Umm al-Quwain.

EMIRATOS, HOY

Sin embargo, y a pesar del fabuloso desarrollo económico y la consiguiente modernización que los Emiratos Árabes Unidos han alcanzado, aún conservan una estructura política que no es democrática. La organización política de los EAU es compleja: incluye los gobiernos locales de cada emirato y el Gobierno federal. La administración central está muy desarrollada y abarca competencias exclusivas: política exterior, seguridad y defensa, inmigración, educación y salud.
Los EAU son una federación de estados que integra a los siete emiratos, los cuales son
monarquías absolutas en las que el emir no es elegido mediante elecciones sino que la sucesión al trono es hereditaria. El sistema federal está configurado por cinco órganos supremos: el Consejo Federal Supremo, el Presidente, el Consejo Federal de Ministros, el Consejo Federal Nacional y el Poder Judicial Federal.
Los partidos políticos están prohibidos. En 2006 se celebraron en los EAU las
primeras elecciones desde la independencia del país, aunque éstas no fueron de carácter
universal. Sólo el 1% de la población pudo votar, lo que significa unos 6.500 votantes elegidos por los emires, entre ellos poco más de 1.000 mujeres. Los candidatos electos en estos comicios ocuparon la mitad de los escaños del Consejo Nacional Federal.
 

Emiratos Árabes: el oasis del pasado y el futuro”