Nombre oficial
República Popular China
Gentilicio
Chinos
Capital:
Pekín
Idioma Oficial
Chino mandarín. Se hablan al menos 400 dialectos locales
Población
1.313.973 (est. 2010)
Presidente
Hu Jintao
Prefijo Internacional
0086
Zona horaria
UTC +8
Moneda
Yuan
Otros grandes Centros Urbanos
Shangai, Chongqing, Xian, Wuhan, Cheng du y Hong Kong
Superficie
9.596.960 Km2
Geografía y clima
China es el tercer país con mayor extensión territorial del mundo
Economía
china muestra en la actualidad una compleja mezcla de rasgos comunistas y capitalistas
Qué ropa usar
abrigo en período invernal
Tips
Fechas nacionales: 1 de mayo, 1 de octubre y 1 de enero
Sitios imprescindibles
Ciudad Prohibida en Pekín, Gran Muralla China, Mausoleo de Qin Shi Huang, Lhasa, Shangai, Templo Shaolin


 
 
HISTORIA
República Popular China :
CHINA: EL PLANETA DEL PASADO Y EL FUTURO
República Popular China  - HISTORIA

La milenaria historia de China atraviesa decenas de dinastías que, a lo largo de los siglos, han conformado una cultura compleja y con profundos arraigos ancestrales. Reconocida desde el espacio por la Gran Muralla y analizada desde siempre por sus pensadores y líderes políticos, China cuenta con una riqueza histórica digna de ser abarcada.

CONFUCIO Y LA GRAN MURALLA

Registros arqueológicos sugieren que los poblados chinos más antiguos de tribus nómades y cazadoras datan desde por lo menos el año 10.000 AC. El dato no sorprende si se tiene en cuenta que en el territorio chino se han encontrado restos de homínidos, los antepasados más remotos del hombre. Pero la primera sociedad organizada de China se remonta al surgimiento de la dinastía Xia, desarrollada a partir del 2.200 AC, durante la cual se elaboró el primer calendario Chino, que explicaba la astrología, los meteoros y otros fenómenos naturales, y determinaba las labores agrícolas y las actividades políticas de acuerdo a cada mes.

Otros importantes avances se lograron durante el período de la dinastía Zhou, donde se destaca la aparición de pensadores tales como Confucio y la conformación de un sistema de comercio sólido, que utilizaba dinero en lugar de trueque como medio de cambio. El último tramo de vida de la dinastía Zhou estuvo marcado por las guerras entre los diferentes estados, que acabaron negando la autoridad de la corte Zhou. Tras la muerte del último rey en 256 a. C. se prolongó esta situación de guerra constante, el gobierno central perdió poder y se separó en 7 grandes estados; hasta que el Estado occidental de Qin conquistó a los demás.

La dinastía Qin logró unificar y pacificar la mayor parte del territorio chino hacia el año 200. Desde aquí, los reyes abandonan esa denominación y comienza la era de los emperadores. Durante este período, se llevó a cabo una labor intensa de unificación de normas: Se unificaron las pesas, medidas y el sistema de escritura. Pero por otra parte, se ejecuto una quema de libros que no se ajustaban al modelo religioso y social del nuevo imperio.

La estabilidad trajo un gran desarrollo de las artes y ciencias, y fue en este periodo en donde se perfiló la cultura distintiva de la nación. Fue también entonces cuando se completó la construcción de la Gran Muralla China –hasta el momento eran tramos aislados-, cuyo propósito era contener las invasiones bárbaras desde el norte y establecer los límites del imperio unificado.

A pesar de haber transitado muchos años entre luchas internas por el poder, la primera etapa de la dinastía Tang fue una época de esplendor cultural y en la que el imperio dominó grandes extensiones de terreno, incluso partes de Asia Central. En la visión tradicional china, la dinastía Tang representó una de las épocas gloriosas de China.

Hacia el siglo VI la dinastía Tang prestó también atención al desarrollo tecnológico y artístico mientras resistía los intentos de potencias vecinas que ambicionaban el control de las vastas riquezas chinas. La llegada del budismo y el desarrollo comercial a través de la Ruta de la Seda le dio mayor peso económico y estratégico al imperio, que para el siglo IX era una de las mayores potencias del mundo.

LA DINASTÍA MING

En el siglo XII China fue invadida y reunificada por los mongoles hacia 1279. Mientras tanto, la dinastía Ming inició otro periodo de esplendor artístico y científico, que se vio coronado con la exploración del mundo iniciada por el almirante Sheng He, cuyas naves parecieran haber visitado puntos remotos de América y África. Por otra parte, se profundizó el intercambio comercial con las potencias comerciales de Asia, África y Europa. Los primeros contactos con los europeos surgieron en 1516 con la llegada de los primeros buques exploradores portugueses.

Hacia 1644 la dinastía Qing fortaleció el poderío militar de China y dio inicio a una agresiva política de expansión que la llevó a incorporar los territorios de Taiwán, Mongolia y Tíbet. Pero en el plano interno, la nueva dinastía debió hacer también frente a rebeliones contra el poder del gobierno central, que fueron duramente aplastadas por las tropas imperiales. En el plano internacional, entre 1839 y 1860 China enfrentó varios conflictos armados contra Gran Bretaña por la ambición de la potencia europea de controlar el circuito de producción y comercio del opio. Aliados a los franceses y otras naciones occidentales, los británicos derrotaron a las fuerzas chinas e impusieron una dura reparación de guerra. Por los tratados de Nankón y Tianjín, China debió ceder la ciudad de Hong Kong al Reino Unido y las potencias extranjeras tomaron el control de prácticamente la totalidad de las exportaciones chinas.

Sumada a esa situación, el descontento interno se profundizó cuando China fue derrotada por los japoneses y debió firmar, en 1895, el Tratado de Shimonoseki, por medio del cual tuvo que entregar el control de Taiwán a Japón y reconocía la independencia de la península de Corea anteriormente ocupada por las fuerzas chinas. Paralelamente, en los años siguientes Francia se apoderó de Indochina y Birmania fue tomada por los británicos, acentuando la pérdida territorial china a manos de potencias extranjeras.

REPÚBLICA DE CHINA

El 10 de octubre de 1911 se produjo un levantamiento republicano en Wuchang, dando inicio a una guerra civil que concluiría en 1912 con la caída del emperador Qing Puyi, el inicio del periodo republicano y el nombramiento de Sun Yat Sen como primer presidente de China. Sin embargo, sus ambiciones de poder lo llevaron a proclamarse emperador en 1915. La rivalidad entre el gobierno y los grupos republicanos y comunistas opositores sumergió a China en conflictos internos esporádicos. En ese contexto, en 1931 China perdió Manchuria en manos de una invasión japonesa. En los años posteriores, las tropas imperiales japonesas continuaron su avance sobre el interior del país y apenas encontraron una resistencia significativa en las tropas del general nacionalista Chiang Kai Sek, un subalterno del ya derrocado Sun Yat Sen.

REPÚBLICA POPULAR CHINA

HACIA LA APERTURA

En los años siguientes China implementó sucesivas reformas para acercarse a un modelo económico con mayores rasgos capitalistas, aunque su sistema de gobierno regido por un partido único no ha variado en consonancia.

Tras la muerte de Deng, su sucesor Jiang Zemin mantuvo el poder hasta que entre los años 2002 y 2004 fue sustituido en todos sus cargos por el actual Presidente de la República Popular China Hu Jintao.

China: el planeta del pasado y el futuro”