Nombre oficial
Belice
Gentilicio
Beliceño, -a
Capital:
Belmopán
Idioma Oficial
Inglés
Población
322.000 (est. 2011)
Presidente
Jefe de Estado: Isabel II del Reino Unido Primer Ministro: Colville Young
Prefijo Internacional
+501
Zona horaria
UTC-6
Moneda
Dólar Beliceño
Otros grandes Centros Urbanos
Ciudad de Belice, San Ignacio, San Pedro, Orange Walk.
Superficie
22.966 km2.
Geografía y clima
El país tiene dos regiones geográficas muy diferenciadas. Un cordón montañoso en el sur que corre de noreste a suroeste y una región de tierras bajas al norte junto con una llanura costera. Frente a la costa de Belice hay una gran cantidad de islas y una de las barreras de arrecifes coralinos más grandes del mundo. El clima es tropical con una estación seca entre enero y mayo. Las lluvias son abundantes y la temperatura promedio se mantiene entre los veinticinco y los treinta grados.
Economía
Agricultura de cultivos tropicales como la banana, el plátano y la caña de azucar. Comienzo de desarrollo de la industria petrolera y un importante sector de servicios basado en el turismo gracias a la gran riqueza arqueológica maya del país.
Qué ropa usar
Ropa liviana de algodon y ropa para la lluvia que seque rápidamente durante la estación húmeda. Las mangas largas son aconsejables en las zonas silvestres por las picaduras. Calzado fuerte para las excursiones y sandalias cómodas para los pueblos y la playa.
Tips
Día de la Independencia: 21 de setiembre Día del Acuerdo Garífuna: 19 de noviembre
Sitios imprescindibles
Ciudad de Belice, Belmopán, Dangriga, Corozal.


 
 
HISTORIA
Belice:
BELICE: La tradición Maya
Belice - HISTORIA

Belice es uno de los tesoros mejor guardados de América Central. Su patrimonio arqueológico atrae turistas del mundo entero ya que allí se encuentran algunos de los vestigios más notables de la civilización maya. La tranquilidad de sus playas y la hospitalidad de sus habitantes junto con la riqueza de su flora y su fauna hacen de este país centroamericano un destino privilegiado.

LA ÉPOCA PRECOLOMBINA

La historia de Belice comienza con la llegada a través del estrecho de Bering de pueblos nómades provenientes de Asia que cruzaron durante la última glaciación, cuando el estrecho se encontraba congelado y servía de puente entre el extremo oriental del continente asiático y Alaska. Estos grupos ingresaron a América hace aproximadamente treinta y cinco mil años y se extendieron hacia el sur del continente americano, dando lugar a las diversas culturas que poblaron América hasta la llegada de los europeos. Hacia el siglo XXV antes de la era cristiana, algunos de esos pueblos se habían asentado en la región de la península de Yucatán, donde se encuentran hoy partes de México, Honduras, Guatemala y Belice. Algunos de ellos comenzaron a dedicarse a la agricultura y domesticaron especies como el maíz, los porotos y los chiles, que aún hoy forman una buena parte de la dieta de América Central. Con el correr de los siglos, los habitantes de esta región desarrollaron cultivos aterrazados y sistemas de riego y desmontaron mediante la quema de árboles los terrenos utilizando la ceniza para fertilizar las tierras y hacerlas aptas para el cultivo. Entre el año 2.500 a. C. y el siglo III de nuestra era, la civilización maya tomo forma y desarrolló complejos sistemas astronómicos y calendarios para poder ordenar los tiempos de la siembra y las cosechas. Belice tiene algunos de los sitios más importantes de esta civilización. En lugares como Cuello se encuentran algunos de los restos más antiguos de cerámicas y objetos de jade de cerca de cuatro mil años de antigüedad, prueba de que los mayas ya comerciaban en la región. Otros sitios como Cerros, en la bahía de Chetumal, crecieron entre los siglos IV a. C. y II de nuestra era. Allí se encuentran ruinas de edificios ceremoniales previos a la época dorada de los Mayas que comenzó en el siglo III y se extendió hasta el siglo X. Hacia el siglo VIII, cerca de cuatrocientas mil personas habitaban la región de Belice, distribuidos en varios centros urbanos como los de Altún Ha, Xunantunich y Lamanai. En el siglo X, por razones que se desconocen, la civilización maya entró en una rápida decadencia, la construcción de edificios prácticamente se detuvo y la población comenzó a declinar. Aunque algunos habitantes permanecieron en las ciudades mayas, éstas dejaron de tener la importancia de los siglos anteriores y eventualmente fueron abandonadas.

 

LA LLEGADA DE LOS ESPAÑOLES

Cristóbal Colón llegó a las costas del Golfo de Honduras en su cuarta travesía hacia América, camino hacia Panamá y, cinco años después, los españoles Vicente Pinzón y Juan Díaz de Solís recorrieron por mar las costas de la península de Yucatán aunque no se adentraron en el territorio ya que la navegación era dificultosa en los ríos del continente. Cerca de esos años, el primer español que probablemente se asentó en la región fue el navegante Gonzalo Guerrero. Proveniente de Andalucía, Guerrero fue capturado por los mayas y entregado al cacique Na Chan Can con cuya hija terminó casándose y teniendo descendencia, por lo que es considerado el padre del mestizaje americano. En 1527 el territorio de Belice pasó a formar parte de la administración de la Capitanía General de Guatemala y posteriormente fue incorporado a la Gobernación de Yucatán, en el Virreinato de Nueva España. Los mayas continuaron resistiendo a los españoles, que enviaron ese mismo año a Francisco de Montejo y cuatro años después a Alonso Dávila, ambos derrotados por Guerrero al frente de los mayas. A mediados del siglo XVI algunos colonos españoles lograron asentarse en Lamanai, al norte de la actual Belice y los primeros misioneros comenzaron a llegar a esas tierras. La ausencia de metales preciosos sumada a la fuerte resistencia que ofrecían los mayas a la conquista, mantuvieron el número de españoles relativamente escaso en Belice. Las provincias en las que se dividía el territorio maya abarcaban distintas zonas que hoy ocupan el sur de México, Belice y Guatemala. Entre ellas se encontraba Chetumal al norte, vecina del estado mexicano de Quintana Roo, la región del pueblo maya Mopán hacia el sur, sobre la frontera con Guatemala y Dzuluinicob, cuyo nombre significaba la tierra de los extranjeros en el centro del país. El centro administrativo de Dzuluinicob era Tipu, cercano al actual pueblo de Benque Viejo. Si bien Tipu estaba bajo el poder formal de los españoles hacia mediados del siglo XVI, la distancia respecto a los centros coloniales españoles del sur la convirtió en destino para los mayas que huían de los ataques españoles en el resto de la península de Yucatán, lo que contribuyó a mantener allí un estado de rebelión constante frente a los españoles. Durante la segunda mitad del siglo XVII los mayas de Tipu conservaron su autonomía pero a partir de 1696 las fuerzas coloniales la convirtieron en una base para extenderse en la región. Una década más tarde sus habitantes fueron obligados a abandonar Tipu para ser reubicados en el sur, donde hoy se encuentra Guatemala, y cesó de existir como centro político regional.

 

LA LLEGADA DE LOS INGLESES

A partir de la segunda mitad del siglo XVI las potencias del norte de Europa comenzaron a incursionar en la región en busca de quebrar el monopolio español sobre el comercio. Los ingleses tenían interés en explotar las reservas forestales del árbol conocido como Palo de Campeche en la región de Yucatán, una especie valorada como tintura para telas, y entraron en conflicto con las fuerzas coloniales españolas. Dos tratados firmados en Madrid en 1667 y 1670 entre ambas potencias intentaron poner fin a las disputas pero durante el siglo XVIII los españoles intentaron varias veces alejar a los ingleses de la región. Al finalizar la Guerra de los Siete Años, un conflicto que involucró a varias potencias en Europa y que tuvo un gran impacto en la conformación geopolítica del continente americano, los ingleses obtuvieron con la firma del Tratado de París en 1763 la autorización para seguir aprovechando los recursos forestales de la zona, lo que luego de nuevos conflictos con los españoles fue ratificado por el Tratado de Versailles en 1783. A lo largo de este siglo, los ingleses habían evitado establecer instituciones administrativas para no entrar en conflicto con los intereses españoles y poder continuar las actividades económicas, sin embargo hacia 1740 existían leyes comunes para la organización social que luego conformaron el Código Burnaby, llamado así por el Gobernador de Jamaica, Sir William Burnaby. En 1784 fue nombrado Superintendente del Asentamiento de Belice el coronel Edward Marcus Despard y con la firma de la Convención de Londres en 1786, los habitantes de la región apodados Baymen u hombres de la bahía, obtuvieron el permiso de los ingleses para cortar y exportar madera. Los españoles intentaron por última vez en 1796 forzar a los ingleses fuera de la zona pero dos años más tarde fueron derrotados definitivamente en la batalla del Cayo de San Jorge.

LA COLONIA DE HONDURAS BRITÁNICA

En 1862 el Asentamiento de Belice en la Bahía de Honduras fue declarado colonia británica con el nombre de Honduras Británica, con un representante de la corona inglesa que estaba subordinado al gobernador de Jamaica. Durante los siguientes setenta años casi la totalidad de la actividad de la región estuvo vinculada a la explotación forestal que ahora tenía su sostén en la madera de caoba y en el árbol de chicle, utilizado entonces para la fabricación de goma de mascar. El comercio de los criollos de Belice con los Estados Unidos provocó un cambio en el poder regional y llevó a la aparición de figuras locales de peso político como Henry Melhado y Robert Turton, quien ocupó luego un escaño en la Asamblea Legislativa venciendo al candidato de los británicos C.H. Brown. A partir de 1931 la precaria situación de los trabajadores forestales llevó a un descontento generalizado y los reclamos fueron dirigidos por Antonio Soberanis Gómez quien junto a la Asociación de Trabajadores y Desempleados presionó por la aprobación de un salario mínimo. En la década de 1950 aparece en Belice el Partido Unido del Pueblo o PUP. Uno de sus líderes más importantes, George Cadle Price había emergido como un referente político en 1947 cuando lideró una ola de descontento popular hacia los ingleses. La publicación Belize Billboard, cuyos editores eran miembros destacados del PUP, apoyaron al partido con editoriales anticolonialistas y en 1954, en las primeras elecciones con voto universal, el PUP logró el sesenta y siete por ciento de los sufragios, asegurando así ocho de los nueve escaños en la Asamblea Legislativa y marcando de esa manera el camino de la reforma constitucional.

LA INDEPENDENCIA

A partir del año 1964 los británicos quedaron a cargo de la defensa, los asuntos externos y los servicios públicos en Belice, mientras que el resto de la administración estaba de hecho en las manos de los locales y, en el año 1973, la colonia adoptó el nombre de Belice. Una disputa mantenida entre los ingleses y la vecina Guatemala por los derechos sobre la región de Belice era arrastrada desde los tiempos de la colonia española y constituía uno de los mayores obstáculos a la independencia de Belice. Guatemala sostenía la pretensión de soberanía sobre el territorio a partir de pactos firmados entre los ingleses y los españoles desde el siglo XVIII. Gran Bretaña buscó llevar la disputa a los foros internacionales en la década de 1970 y esta situación fue aprovechada por el gobierno de Belice que sostuvo la postura de la autodeterminación. A finales de 1980 las Naciones Unidas aprobaron una resolución a favor de la independencia y el 21 de setiembre de 1981 el país declaró su independencia de Gran Bretaña. Luego de tres años de gobierno del PUP, en 1984, el Partido Democrático Unido ganó las elecciones y Manuel Esquivel reemplazó a George Price en el cargo de Primer Ministro hasta 1989, cuando Price regresó al poder. El ciclo de gobierno del PUP finalizó en 2008, cuando resultó electo el candidato del PDU Dean Barrow, que juró como Primer Ministro el 8 de febrero de ese mismo año. En 2012 Barrow fue reelecto aunque con un margen menor de votos a favor y comenzó su segundo mandato el 9 de marzo de 2012.

En 1527 el territorio de Belice pasó a formar parte de la administración de la Capitanía General de Guatemala y posteriormente fue incorporado a la Gobernación de Yucatán, en el Virreinato de Nueva España.”