Nombre oficial
República de Armenia
Gentilicio
Armenio, -a
Capital:
Ereván
Idioma Oficial
Armenio
Población
3.200.000 (est. 2012)
Presidente
Presidente: Serzh Sargsyan Primer Ministro: Tigran Sargsyan
Prefijo Internacional
+374
Zona horaria
UTC+4 verano: UTC+5
Moneda
Dram
Otros grandes Centros Urbanos
Gyumri, Vanadzor, Vagharshapat, Hrazdan
Superficie
29.800 km2
Geografía y clima
El país se encuentra en la región entre el mar Negro y el Mar Caspio y su accidentado relieve está atravesado por el cordón de los Cáucasos Menores al norte y los montes Zangezur al sur. Los movimientos telúricos son habituales en este país y su clima es continental seco con inviernos fríos y veranos con temperaturas cerca de los veinticinco grados centígrados.
Economía
Armenia es una economía post-comunista en proceso de afianzarse como economía de libre mercado. La minería constituye casi la mitad de sus exportaciones y el país tiene una gran dependencia del envío de dinero por parte de armenios residentes en el exterior. Tradicionalmente fue un país agrícola y productor de algunos de los cognacs más apreciados del mundo.
Qué ropa usar
Ropa muy liviana en verano y de abrigo en invierno. Con abrigo complementario ya que ocasionalmente la temperatura puede bajar hasta los diez grados bajo cero en la capital. Las lluvias son escasas pero aumentan en la región de alta montaña por lo que conviene tenerlo en cuenta si se visitan esas zonas.
Tips
Fechas Nacionales: Día de la Memoria del Genocidio – 24 de abril Día de la Primera República – 28 de mayormente Día de la Independencia – 21 de setiembre
Sitios imprescindibles
Castillo de Erebuni, Templo de Garni, Monasterio de Haghpat, Dilijan.


 
 
HISTORIA
República de Armenia:
República de Armenia - HISTORIA

Son pocos los pueblos que han sostenido un carácter cultural y una identidad tan marcada, a pesar de las sucesivas conquistas durante siglos, como los armenios. La cultura armenia junto con su idioma, que tiene su propio alfabeto desde el año trescientos, conforman una red que abarca el mundo entero, ya que las tres cuartas partes de los armenios étnicos viven fuera de su país. Armenia fue el primer país del mundo que adoptó el cristianismo como religión oficial, y ha tenido un rol de gran importancia en la transmisión y la conformación de su cultura.

LA ANTIGÜEDAD

 

 

En la Meseta Armenia se han encontrado restos que atestiguan la existencia de seres humanos en la región hace cerca de cincuenta mil años. En los últimos diez años, se desenterraron también restos del período neolítico entre los que se encuentran el calzado más antiguo hallado hasta ahora y elementos para hacer vino de casi seis mil años de antigüedad. Durante la edad de bronce, aproximadamente entre los años 4000 y 1200 a. C., el territorio de la actual Armenia cobijó varias civilizaciónes como las de Kurá-Araxes y en ese período aparecen las primeras menciones del nombre de Armani y de Hayastan, otra manera de llamarlos. Durante la edad de hierro, el Reino de Urartu, uno de los más antiguos de la región que ocupa Armenia, tuvo su apogeo entre los siglo IX y VIII a. C. Tras la caída de Urartu, que se produjo en el siglo VI a. C., tribus llegadas de la región de la Mesopotamia se asentaron en la meseta y constituyeron la Satrapía de Armenia, bajo el dominio de los persas hasta que la dinastía persa de los Aqueménides cayó y se constituyeron como un reino independiente. Hacia la mitad del siglo I a. C., bajo el reinado de Tigranes II El Grande, el reino se extendió desde el Mediterráneo hasta la región que hoy ocupa Georgia y se transformó en uno de los centros de la cultura helénica más grandes de la época hasta ser conquistados por los romanos en el año 30 a. C. En el año 62 el rey parto Tiridates I, quien dio comienzo a la dinastía Arsácida, venció a los romanos y fue reconocido por el emperador Nerón como rey de Armenia, aunque durante los siguientes tres siglos y medio Armenia se mantuvo en conflicto, gobernada sucesivamente por romanos y partos con algunos períodos de independencia entre ambos. 

EL CRISTIANISMO Y BIZANCIO

A comienzos del siglo IV Armenia se convirtió al cristianismo bajo el impulso de Gregorio el Iluminador y un siglo más tarde, el monje Mesrop Mashtots creó el alfabeto armenio, que fue un factor unificador de la cultura armenia de allí en adelante. En el año 428 cayó el último rey arsácida y dio fin a la dinastía. Tras la caída del reino arsácida, los persas del Imperio Sasánida intentaron convertir a los armenios al zoroastrismo y aunque los derrotaron en la batalla de Avarair, Armenia logró sostener su libertad religiosa. A finales del siglo VI, el emperador bizantino Flavio Mauricio Tiberio logró conquistar gran parte del territorio armenio luego de derrotar a los persas, pero medio siglo más tarde, los árabes ganaron el control de la región y conquistaron el país. La dinastía de los Bagrátidas, que llegó al poder en el siglo IX, fue reconocida por Bagdad y por Constantinopla y durante su reinado Armenia tuvo un período de crecimiento cultural, económico y político. En el año 961, bajo el reinado Asot III, la capital se estableció en la ciudad de Ani hasta el año 1045, cuando cayó primero frente al Imperio Bizantino y luego fue tomada por los turcos seljúcidas en 1064. En el año 1071, luego de salir victoriosos en la Batalla de Manzikert, los turcos conquistaron casi la totalidad de Armenia. Un contingente de armenios liderados por Rúben I, probablemente pariente del último rey de Ani, Gagik II, huyó hacia la región de Cilicia, en la actual Turquía y estableció allí el Reino Armenio de Cilicia, también llamado Armenia Menor, que mantuvo su independencia casi hasta el final del siglo XIV y durante cuya existencia, Armenia luchó junto con las otras potencias occidentales contra los musulmanes. 

EL IMPERIO OTOMANO

 

Los turcos mamelucos controlaron el reino de Cilicia a partir del siglo XIV hasta que el Imperio Otomano logró dominar la región en el siglo XVI, manteniéndose en constante conflicto con los persas del Imperio Safávida que pretendían el control de la región que circundaba al lago Sevan y la ciudad de Erevan. Desde el siglo XV hasta el comienzo del siglo XX, la mayoría armenia fue gobernada por los turcos otomanos mediante el sistema de Millet, que les permitió mantener la autoridad eclesiástica de la Iglesia Armenia sobre el pueblo y a partir del siglo XVIII surgieron unidades administrativas conocidas como Kanatos, los más importantes de ellos fueron el de Ereván, el de Karabaj y el de Najicheván. Durante los casi cuatro siglos que duró el dominio otomano, algunos armenios de familias acomodadas llegaron a ocupar importantes cargos en la administración turca y la mayoría de la población, gracias a una fuerte identidad religiosa y cultural, logró mantener una cierta unidad nacional. Aunque el sistema de Millet les garantizaba la libertad religiosa, los armenios, junto con otras minorías, eran considerados ciudadanos de segunda clase y sufrían la imposición de altos impuestos. Durante el siglo XVII los armenios comenzaron a buscar apoyo en otras naciones europeas para lograr la independencia tanto de la región oriental, en mano de los persas como de la región de la península de Anatolia, parte de la actual Turquía. El patriota armenio Israel Ori se reunió con el zar ruso Pedro el Grande y le presentó un plan para liberar Armenia al mismo tiempo que comprometió su apoyo a las tropas rusas. La serie de guerras que enfrentaron a los rusos con los persas durante los siglos XVII y XIX, terminaron por dejar en manos de los rusos, con la firma del tratado de Turkmenchay, a los kanatos de Ereván y Najiicheván y la zona central de Armenia. En 1828, Rusia entró en guerra con el Imperio Otomano y al año siguiente, luego de la victoria militar, firmó el tratado de Adrianópolis, que les aseguró el dominio sobre la región noreste de Armenia. 

 

CAMINO A LA INDEPENDENCIA DE LOS TURCOS

 Poco menos de dos décadas más tarde los turcos otomanos, que gobernaban sobre los armenios de la región de Anatolia, emprendieron un proceso de reorganización del imperio conocido como Tanzimat, que les permitió a los armenios sancionar una constitución en 1863 y que garantizaría durante poco menos de una década una cierta independencia cultural y política. Luego de la guerra que enfrentó a los rusos con los turcos nuevamente en 1877, representantes armenios se hicieron presentes durante la firma del Tratado de Berlín en 1878 y comenzaron a presionar a las grandes potencias europeas para conseguir apoyo a la independencia de armenia, y en la última década del siglo XIX, se formaron tres grupos políticos, el social-demócrata Hentchak, el Armenakan y la Federación Revolucionaria Armenia que funcionaron en el exilio intentando conseguir la independencia. La derrota contra los rusos en 1878 obligó a los turcos a hacer concesiones a las minorías cristianas apoyadas por las potencias europeas y llevó a miles de musulmanes de la región de los Balcanes a establecerse en Anatolia. Un incipiente nacionalismo turco capitalizó el descontento de los musulmanes hacia las minorías, entre las que se encontraban los armenios, que tenían el apoyo europeo, y cuando éstos intentaron sublevarse contra los turcos, fueron reprimidos y muertos de a miles. Las llamadas Masacres Hamidianas, llamadas así por el Sultán Hamid II que las llevó a cabo, costaron entre ochenta y trescientas mil vidas humanas entre los años 1894 y 1897. En 1908 llegó al poder en el Imperio Otomano el movimiento de los Jóvenes Turcos, un grupo político nacido en las universidades y que tenía ideas liberales y laicas. Los Jóvenes Turcos fueron apoyados por los armenios que vieron la posibilidad de dejar de ser ciudadanos de segunda clase, pero al año siguiente, el Sultán Hamid II volvió al poder luego de derrocar al gobierno. La tensión con los armenios desembocó en varias persecuciones en la provincia de Adana que se cobraron cerca de treinta mil vidas. Al comenzar las hostilidades de la Primera Guerra Mundial, los turcos, enfrentados con los rusos, consideraron a los armenios dentro de su territorio como aliados de los rusos. El conflicto entre armenios y turcos en la región de Anatolia, que duró hasta el año 1921, llevó a la muerte entre un millón y un millón y medio de armenios. Los armenios sostienen que este fue el primer gran genocidio del siglo XX mientras que los turcos defienden la idea de que no hubo una matanza étnica dirigida desde el gobierno sino una cruenta guerra civil con bajas en ambos bandos.

 

LA ERA SOVIÉTICA

 

Sobre el final de la guerra, Armenia conformó junto a Azerbaiyán y Georgia la Federación Transcaucásica y luego de la disolución de ésta un año más tarde, declaró la independencia el 28 de mayo de 1918, constituyendo la República Democrática de Armenia. Durante los casi dos años que duró la república, se celebraron las primeras elecciones nacionales y se sentaron las bases de la estructura de la administración, el poder judicial y la educación. En noviembre de 1920 el ejército ruso entró en Ereván y luego de tomar el gobierno instauró la República Socialista Soviética de Armenia, una de las quince repúblicas que conformaron la Unión Soviética desde 1922, cuando se incorporó a la Federación de Repúblicas Socialistas Soviéticas Transcaucasianas. La federación se disolvió en 1936 y Armenia continuó bajo la esfera soviética hasta 1991. El nacionalismo armenio fue duramente reprimido durante la era soviética, con intelectuales y activistas sufriendo exilio en Siberia. Cuando se cumplió medio siglo del genocidio de 1915, los armenios salieron a las calles en lo que fue la primera movilización masiva en la Unión Soviética a favor de una causa nacional.

 

 

ARMENIA PAÍS INDEPENDIENTE

 

Hacia el final de la década de 1980 las protestas aumentaron y luego de la asunción de Mikhail Gorbachov como premier ruso y la puesta en marcha de la apertura política en la unión, Armenia declaró su soberanía el 23 de agosto de 1990 y, luego de un referendo, la independencia el 21 de setiembre de 1991. En las elecciones de octubre de ese año fue elegido Levon Ter-Petrosian, quien gobernó hasta el año 1998 y durante su mandato estalló el conflicto por la región de Nagorno Karabaj, un enclave armenio en la República de Azerbaiyán, que llevó al bloqueo del país por parte de Turquía y Azerbaiyán, con graves consecuencias para la economía de Armenia. En 1998 asumió en la presidencia Robert Kocharian y durante su mandato se produjo en 1999 el ataque terrorista al parlamento que costó la vida del Primer Ministro Vazgen Sargsian y siete personas más. En el año 2008, Serzh Sargsian, luego de haber ejercido el cargo de Primer Ministro desde el año anterior, fue elegido Presidente representando al Partido Republicano Armenio, y fue reelecto en 2013.

 

 

A comienzos del siglo IV Armenia se convirtió al cristianismo bajo el impulso de Gregorio el Iluminador y un siglo más tarde, el monje Mesrop Mashtots creó el alfabeto armenio”