Nombre oficial
Anguila
Gentilicio
Anguilense
Capital:
The Valley
Idioma Oficial
Inglés
Población
16000 (est. 2014)
Presidente
Jefa de Estado: Isabel II Gobernadora General: Christina Scott Ministro Jefe: Hubert Huges
Prefijo Internacional
+1264
Zona horaria
UTC-4
Moneda
Dólar del Caribe Oriental
Otros grandes Centros Urbanos
Stoney Ground, The Farrington, George Hill, Island Harbour
Superficie
91 km2
Geografía y clima
Anguila es una pequeña isla coralina, de relieve plano. Su punto más alto es la Colina Crocus, que llega apenas a los 65 metros. Carece de ríos. Su temperatura promedio es de 27 °C, típico clima tropical, moderado por la constante brisa marina. La estación de lluvias va de julio a octubre.
Economía
Los principales ingresos de Anguila son generados por la industria del turismo y sus relacionadas, el sector de servicios financieros internacionales (de reciente aparición y rápido crecimiento) y las exportaciones de langosta y sal.
Qué ropa usar
La ropa liviana de verano se puede usar todo el año. La vestimenta informal se acepta en toda situación. Se sugiere usar trajes de baño únicamente en la playa o en las piscinas. No está aceptado el nudismo ni el topless.
Tips
El Día de Anguila recuerda el comienzo del camino de la autonomía local y se celebra cada 30 de mayo.
Sitios imprescindibles
Las 33 playas de Anguila, los parques marinos y los naufragios, las cuevas y cavernas, el Museo del Patrimonio.


 
 
HISTORIA
Anguila:
Anguila - HISTORIA

Anguila es un Territorio Británico de Ultramar. Está ubicado en el Caribe, es la más septentrional de las islas de Barlovento e integra el grupo de las Antillas Menores. Este pequeño territorio está conformado por una isla principal, Anguila, y una serie de islotes (deshabitados algunos y de uso recreativo otros). Está ubicada justo al norte de la isla de San Martín y al este de las Islas Vírgenes.

Los primeros habitantes

Uno de los descubrimientos arqueológicos recientes más importantes en Anguila no tuvo que ver con el descubrimiento de una nueva cueva o de un asentamiento antiguo, sino con el hallazgo de restos fósiles de un roedor de aproximadamente un metro de altura (el más grande, hasta ahora, descubierto en la faz de la Tierra). Este animal habitó Anguila hace veinte mil años, a pesar de estar la isla tan lejos del continente. La ubicación de la isla tampoco fue un impedimento para que hace unos cuatro mil años los primeros grupos de humanos fueran asentándose allí. Distintos grupos de la cultura arahuaca fueron llegando desde el sur, saliendo del continente y atravesando toda la cadena de islas en sus rudimentarias canoas a lo largo de tres mil años. Además de dominar la navegación y la pesca, esta cultura dominaba la agricultura (sembraban algodón, maíz y batata) y técnicas para fabricar herramientas y producir cerámica. Los arahuacos fueron sucedidos por los caribe que, además de los conocimientos de navegación y agricultura, eran destacados y feroces guerreros. Más de 40 sitios de interés arqueológico relacionados con culturas amerindias se encuentran en esta pequeña isla a la cual llamaban Malliohuana, que significa “serpiente marina”.

La colonización británica

Está en discusión si Cristóbal Colón en alguno de sus cuatro viajes tocó tierra en Anguila o la avistó. Lo cierto es que hasta 1650 los europeos no le habían prestado mucha atención y no hay registro de asentamientos previos a esa fecha. En ese año, un grupo de colonos ingleses provenientes de San Cristóbal invadió la isla y estableció plantaciones de tabaco y maíz. Le dieron por nombre Anguilla (Anguila en español) al territorio por su forma similar a la de este pez sin aletas, típico de las aguas caribeñas. A los pocos años, en 1656, un repentino ataque fulminó a los colonos británicos. Los Caribe destruyeron las plantaciones, quemaron las casas, mataron a la mayoría de los hombres y capturaron a las mujeres y a los niños como esclavos, en lo que fue una de las últimas demostraciones de fuerza de esta grupo aborigen antes de ser prácticamente borrados del mapa por los europeos. Diez años más tarde los franceses tomaron posesión de Anguila pero esta volvió a manos británicas después de la firma del Tratado de Breda de 1667. Al año siguiente un grupo de colonos irlandeses se instaló allí y se mezcló con los ingleses cohabitando pacíficamente luego de algunas escaramuzas iniciales. La pelea entre Inglaterra y Francia por el dominio del caribe tuvo su capítulo también en Anguila. Los franceses intentaron invadir la isla en tres oportunidades entre 1750 y 1800 pero siempre fueron rechazados por las fuerzas locales apoyadas por los británicos.

A principios del siglo XVIII el sistema esclavista de plantación se imponía como el dominante en todo el Caribe. El cultivo de la caña de azúcar, introducido en Anguila a finales del siglo anterior, requería mucha mano de obra y fue el motor del comercio de esclavos de origen africano. Para 1800 la economía de Anguila era floreciente de la mano de la caña de azúcar y sus productos derivados, como el ron y también otro tipo de plantaciones, como las de algodón. Pero los suelos de la isla se erosionaban rápidamente y el régimen de lluvias no era el mejor para garantizar grandes explotaciones. En 1824 se definió desde Inglaterra un nuevo orden administrativo para las colonias caribeñas, y Anguila pasó a depender de San Cristóbal después de casi un siglo de autonomía, lo que motivó resquemores entre la población y quejas acerca de no recibir la atención necesaria por parte de las autoridades de la isla vecina. Al declararse en 1833 la abolición de la esclavitud, muchos de los dueños de las plantaciones decidieron volver al continente o cambiar de ramo y 5 años después no quedaba ninguno en Anguila. Las plantaciones fueron loteadas y vendidas a los esclavos o directamente abandonadas. Incluso algunos antiguos esclavos y luego sus descendientes eligieron emigrar en busca de trabajo fuera de la isla. Este panorama de una economía mínima de subsistencia se mantuvo por más de cien años, al igual que las quejas de los anguilenses por su falta de autonomía política y administrativa.

 

Siglo XX. La era de la autonomía

En 1958 Anguila es incluida en la Federación de las Indias Occidentales; en 1962 Inglaterra reconoce la autonomía de San Cristóbal y Nieves y suma Anguila a esta unidad administrativa en calidad de subordinada, conformando las tres islas un Estado Asociado del Reino Unido. Esto terminó disparando una ola independentista que se manifestó el 30 de mayo de 1967: este día, que hoy es recordado anualmente como el Día de Anguila, se desarmó y expulsó del territorio isleño a las fuerzas de la Real Policía de San Cristóbal y a todas las autoridades provenientes de esa isla. Entre 1967 y 1971 hubo un período en que Anguila se declaró estado independiente y autónomo, pero la autoridad británica fue totalmente restaurada en ese año. Recién a principio de 1980 Anguila se separó formalmente de las otras islas y se convirtió en un Territorio Británico de Ultramar. Todos los indicadores económicos y sociales de la isla cambiaron para mejor desde las revueltas de fines de los sesenta, cuando gran parte de la población aún carecía de los servicios básicos de luz, agua potable, vivienda, educación y salud. Lo que era una economía frágil y de subsistencia fue mutando a la actual, basada en el turismo, la pesca, los servicios financieros internacionales y la exportación de algunos productos. Hoy la isla goza de autonomía para resolver los problemas domésticos y tiene su propio parlamento que elige al Primer Ministro. La Jefa de Estado es la Reina Isabel II de Inglaterra.